Criterios
BUENOS DÍAS FLORILÁN

La del quinto


28/dic/02 21:17 PM
Edición impresa

UNA SEÑORA me telefonea. Me pregunta si he visto el anuncio que ponen en la cinco. Le digo que no, porque, aparte de que a mí me aburre ya un poco la televisión, salvo los telediarios, la cinco es que ya me produce un sueño de mosca tsé-tsé. Me anima a que no deje de verlo. Le expreso que ya me supongo de qué irá la cosa, porque la cinco sobresale entre los demás canales por su vocación pornográfica. Yo viví, añadí, en Madrid, en una casa de muchos pisos y en el quinto se la alojaba una mujer muy llamativa, a lo Ava Gardner, que recibía en su piso a las amistades, que no eran pocas, y que de cuando en vez hacía una orgía ruidosa que ponía en vilo a todo el vecindario. Con frecuencia me preguntaba el que vivía al lado mío: "¿No ha visto usted cómo está hoy la del quinto?". Pues ahora me sucede algo parecido. Algunas personas me llaman no para decirme si he visto cómo está la del quinto, pero sí, en cambio, para preguntarme si he visto lo que han puesto en "la quinta", o sea, en "la cinco". En este caso, sí he visto el anuncio de referencia.

- ¿Y por qué, dije a la señora que me telefoneaba, no me cuenta usted, así por encima, en qué consiste tal anuncio? - Porque hasta contárselo me da vergüenza, me constestó. Bueno, se ve un perro que empieza a acariciar la pierna de una mujer. El perro se entusiasma, la mujer, que debe ser una zoófila, también, y aquello termina en una manifestación de onanismo o masturbación.

- Es que no puede esperarse otra cosa, comenté de un canal que tan fácil y continuadamente se salta a la torera las reglas del respeto que se merece el público que no ha entrado todavía en la vertiente de la degradación moral y de la desvergüenza. Le dirán al que protesta de tales conductas, que apague la televisión, que cierre dicho canal, si no le gustan estas cosas; pero, claro, entonces el referido canal no es apto para todos los públicos, debería ser declarado "tres equis" para los menores y para los adultos con un poco de vergüenza.

- Sí, prosiguió la señora; yo lo que quería era denunciar dos cosas: primero, la falta de ideas de quienes recurren sólo al lado más denigrante de las cosas, el lado pornográfico, en este caso concreto los creadores de tal publicidad, y segundo: que en televisión no se puede navegar libremente por todos los canales y que hay algunos que son unos auténticos escollos en los que se puede encallar, y dejarlos de ver para siempre.

BUENOS DÍAS FLORILÁN