Criterios
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA

Guerra a los "hipers"


28/dic/02 21:17 PM
Edición impresa

NO RECUERDO CUÁNTAS leyes de Comercio se ha sacado de la manga nuestro Gobierno autónomo. Por mi cuenta, son ya tres, pero puede que esté equivocado. Cuando pusieron de vuelta y media a mi querido compañero Elfidio Alonso, entonces alcalde de La Laguna, por haber empleado la inteligencia y, a veces, la astucia para torear las absurdas normas que prohibían el establecimiento de "hipers" sin más ni más a conveniencia del influyente comerciante competidor, comenzaron a surgir conatos de leyes, cada vez más disparatados y con menos bases serias y reales, para frenar lo que se avecinaba. Pero La Laguna, a la callada, ya tenía una zona comercial de altos vuelos, quizás la mejor de Canarias, y esa no la iba a demoler ninguna ley tardía. Los mismos que elaboraron las primeras normas le metían goles frecuentes y el entonces consejero de Comercio, Don Francisco de la Barreda, se enfrentaba al propio Gobierno por hacerse éste la vista gorda en muy concretos casos.

Desde esta modesta columna, defendí a los "hipers" porque entiendo que lo primero es el pueblo y que el progreso es imparable sobre todo cuando es el pueblo el favorecido. Al comercio tradicional, que se pretendía, y que se sigue pretendiendo, sostener a toda costa, decía un servidor y dice toda persona sensata, que debía reciclarse para hacer frente a la nueva situación. De eso han pasado unos cuantos años y no veo que el tradicional comercio haya desaparecido como pronosticaron los interesados. Claro que mejor es vender sin competencia, imponiendo sus condiciones cada gremio. Pero eso no es posible en una democracia que impone igualdades en todo.

Como se recordará, el señor De la Barreda, defensor a ultranza, como era su deber, de la norma entonces vigente, cesó en la Consejería y fue elegido para sucederle un señor cuyo nombre no recuerdo ahora pero sí que era el segundo de a bordo en el departamento. Y el nuevo consejero dio luz verde a todo lo que prohibió su antecesor. Asistió entonces este pueblo al espectáculo de un enfrentamiento verbal y a través de los medios informativos del señor De la Barreda con su sustituto y la cosa se fue apaciguando con Ley o sin ley. Tomó parte, en esos momentos, en la polémica, a favor de las grandes superficies, el alcalde de Santa Cruz, Don Miguel Zerolo, con razones de peso, a juicio de este periodista. El Ayuntamiento debía pronunciarse sobre dos solicitudes de "hipers", una de "El Corte Inglés" y otra de la multinacional "Prica", la cual, fusionada con "Continente", tomó el nombre de "Carrefour". Zerolo decía que ninguna ley, parida por conveniencias, iba a arrebatarle a Santa Cruz poseer dos establecimientos de gran categoría. Y ahí están, "El Corte Inglés", con un año de vida, y "Carrefour" a punto de inaugurar sus nuevas instalaciones.

Ahora el Gobierno vuelve con la matraquilla de la guerra a las grandes superficies y la protección al comercio tradicional. Pide el Ejecutivo al Parlamento de Canarias que tramite, por el procedimiento abreviado y de urgencia, el Proyecto de Ley de Licencia Comercial Específica, que así se llama el nuevo texto, el cual, dice el señor portavoz, "pretende frenar los perjuicios derivados de la implantación de grandes superficies". Pero esta interpretación del señor Quevedo y de quienes parieron el nuevo documento, merece una contesta en un ladrillo aparte.
LA MEDIA COLUMNA FRANCISCO AYALA