Criterios

Listas: los ausentes y los nuevos


29/abr/03 21:29 PM
Edición impresa

POR FIN han sido publicadas las candidaturas que van a concurrir, por todas las opciones políticas, a las próximas elecciones autonómicas y locales de este Archipiélago. No sé si para muchos, pero para un servidor ha habido sorpresas, unas gratas y otras menos. Entre las primeras, pongo en vanguardia la ausencia, en las planchas de Coalición Canaria, del inefable don Julio Bonis, que ya era hora de que retornara al puente de su "jet foil", del que no debió haber salido nunca y en el que, sinceramente, le deseo que permanezca hasta su jubilación. Pero como no hace falta ser parlamentario para ocupar altos puestos en el Gobierno, no creo en tanta ventura, porque puede ser que don Julio aparezca encaramado a la Consejería de Agricultura, por caso, desde la que arruinará definitivamente al campo archipielágico, que ni la malva va a crecer, mientras fomentará la plantación de rabo de gato, que acaba con todo hierbajo viviente.

Tampoco están en la misma lista ni don Rafael Díaz ni el doctor Talavera, lo que así mismo complace a muchos ciudadanos y a este periodista en particular. Desaparece de la candidatura de CC don Tomás Padrón, y eso me disgusta porque se trata de uno de los políticos más valiosos, ecuánimes e inteligentes de Canarias. Su voz y su opinión son necesarias en la Cámara. Menos mal que seguirá en el Cabildo herreño y, de algún modo, se notará su influencia. Estimo que, igualmente, será una ausencia notable en el Cabildo, en el Parlamento o en cualquier puesto de gobierno, la de ese hombre-eficacia que es don Alonso Arroyo, quien no sé si se retira cansado de luchar en un campo donde todo son acosos e ingratitudes.

Aunque se dijo que Miguel Cabrera iría en la plancha del PP a la Cámara regional, tampoco aparece. Quizá se debe a ese lío armado en este partido por el orden en la lista. Se dijo públicamente que la niña Tavío, que hace doblete porque va también a la Alcaldía santacrucera, figuraría primero que este ex diputado que ha demostrado sobradamente, en Madrid y en Canarias, que no es un parlamentario cualquiera sino un político de auténtico peso, que lo haría mejor que algunos de los actuales titulares si ocupara un ministerio, porque preparación le sobra. Sería, sospecho, un problema de dignidad. Las ausencias de los señores Van de Walle y Suárez, don Lorenzo, de la lista de la Cámara tampoco me desagradan. El primero, como se sabe, anda en líos a consecuencia de su último cargo, que desempeñó con poca fortuna, incluidas pequeñas deslealtades a su mismo partido. El segundo llevó las mismas deslealtades a hacer mutis del PP y ser recibido con los brazos abiertos por Coalición Canaria que lo premió con la candidatura a la Alcaldía de Candelaria. O sea que CC, al contrario de Roma, sí paga a traidores. Pero en este Ayuntamiento quedará de concejalillo de un grupo minoritario porque el socialista don Gumersindo García probablemente barrerá.

Y me resta desearles suerte a destacados ?y necesarios? políticos que llegan o que retornan a las listas después de un descanso, como son don Lorenzo Olarte, don Guillermo Guigou, don Angel Isidro Guimerá y don Juan Manuel Fernández del Torco.