Criterios

CARTAS AL DIRECTOR


4/may/03 21:29 PM
Edición impresa

Las pilonas que el Ayuntamiento de Santa Cruz ha colocado en diferentes calles de la ciudad me parecen una gran idea como medio de evitar que los conductores se suban a las aceras y aparquen sus coches sobre ellas durante horas y más horas, obligando a los peatones a bajarnos y subirnos de la calzada para poder circular por un sitio que debería ser siempre para los transeúntes.

También me parecen extraordinarias las pilonas que han puesto en algunas calles para que los coches no puedan entrar porque son peatonales y están reservadas a los caminantes y no a los coches.

Sin embargo, me gustaría hacer una sugerencia constructiva a los responsables municipales que espero les sirva de idea para mejorar algunas cosas de esta ciudad. Me refiero a que las pilonas verdes y blancas están bien en algunos sitios, pero desentonan en otros. Por ejemplo, en las calles del Plan Urban todas las pilonas deberían ser de hierro forjado, como sucede con las papeleras, que también son de hierro y no de plástico.

Lo digo porque si bien es verdad que en la mayoría de las calles del casco y del centro comercial se han puesto pilonas de hierro, en algunas no es así, como le ocurre a la calle de San Lucas o a la de San Clemente, que tienen pilonas de plástico, verdes, que no van con los arreglos a que fueron sometidas las calles peatonales del centro. Espero que alguien del Ayuntamiento tenga en cuenta esta idea y la desarrolle.

Mendoza

Hace mucho tiempo que leemos sus artículos y, cuando nuestras obligaciones nos lo han permitido, hemos podido escucharlo en sus programas de radio, nos hemos reído muchísimo con algunos de sus escritos en "La Gaceta", pero cremos que usted últimamente ha perdido el norte, basado en algunos de sus "Super Confidenciales".

Cuando escribe sobre D. Miguel Zerolo da la impresión de que lo hace sobre el Cid Campeador o sobre Lancelot, ya que sus artículos se asemejan a poemas épicos y loas. Hace poco leímos un artículo en el que solamente le faltó decir que a D. Miguel Zerolo le rodeaba un halo de santidad, como a Santa Teresa de Jesús. Usted vive en una nube en la que miles de santacruceros no coincidimos con sus sueños y sí con las pesadillas de la realidad en que vivimos; usted cuando mira a "Zerolo" lo hace... con unos cristales de color rosa (lo decimos por lo que Campoamor). Póngase unas gafas transparentes y visite los barrios de Santa Cruz.

Y le contamos más: sería más sencillo pedir audiencia con el Papa y que nos reciba a que lo haga el señor Zerolo, y todavía diferencia entre los dos ¿o no?; para no hacer una lista grande le comentamos que la labor en Barranco Grande por parte del "caballero Zerolo" y todos sus escuderos es cero.

Somos ciudadanos y no de segunda, de quinta ¡cómo nos gustaría que usted pudiera verlo! Lo poco que tenemos es de los años ochenta y carece de mantenimiento. El marketing de Zerolo es muy bueno, como el de algunas hamburguesas que se publicitan mucho, pero no hay Dios que se las trague.

La política está llena de gente que no se siente como servidor público, mucha de esta gente la tiene D. Miguel Zerolo en su equipo. Desde este Ayuntmaiento se está dando permiso para urbanizar zonas donde no se han respetado los cauces de los barrancos existentes, ni siquiera están canalizados: toda la zona comprendida entre El Sobradillo y El Tablero en dos kilómetros de distancia carece de barrancos. ¿Cómo es posible? ¿Quién lo permitió?

Lo que más nos duele es que dentro de unos años volverán a repartir medallitas a los héroes otra vez. El tener buen márketing y gente que cante nuestras andanzas no cambia la realidad. Por eso le reiteramos ¡póngase gafas transparentes!, visítenos, contraste sus noticias y verá como cambia de opinión.

Directiva de la Asociación de Vecinos El Molino. S/C de Tenerife

¡Ya era hora! Después de 44 años de una revolución que tan pronto degeneró en una sangrienta tiranía, por fin se ha celebrado en Madrid la primera manifestación contra la dictadura castrista con la presencia de los principales partidos parlamentarios. Y, dados los intereses económicos de la derecha y los ideológicos de la izquierda, que habían retrasado tantos decenios el acto, es lógico que esta manifestación resultara una de las más conflictivas de nuestra historia.

Por afinidad ideológica e intereses políticos y económicos, se explica que la mayoría de los cubanos que estuvieron en la Puerta del Sol se identificaran más con las posiciones de representante del PP; pero dieron pocas muestras de perspicacia al dejarse manipular por los intereses de ese partido hasta concentrar su ira, casi más que contra Castro, con el "ausente" Zapatero y su allí presente representante, tildándole de "comunista", impidiéndole hablar, persiguiéndolo, etc. No cabe injusticia más evidente ni autodescalificadora que denunciar la ausencia de Zapatero y no la de Aznar o, por lo menos, la de Arenas; y resulta grotesco tildar a estas alturas al PSOE de comunista. En todo caso, intentar excluir a una parte tan importante de la sociedad como representa el PSOE es una actitud políticamente suicida para quienes realmente pretenden solucionar con apoyo español el problema cubano.

Para ser justos, no toda la responsabilidad exterior en ese montaje la tuvo el PP; aunque no se ha señalado como debiera, también manipularon el acto grupos de ultraizquierda, que se infiltraron para reventarla y debilitar así el frente antidictatorial que su celebración estaba contribuyendo a formar en España. Esperemos, para bien de Cuba, que un número cada vez mayor de cubanos sepa unirse y coordinarse con cuantos queremos de verdad su democratización, sin subordinarla a otros intereses, como vemos que hacen, hasta en las mismas manifestaciones de repudio al castrismo, algunos ultras de ambos extremos del espectro político.

Mario Liño Carbaño

Hace algún tiempo lei en EL DÍA un reportaje sobre el Japón que venía ilustrado con fotos. Había una impactante: se veía un tren que pasaba a través de un edificio. Nosotros aún no estamos preparados para esa "filigranas", pero un tren, tranvía o como se llame, que, para empezar, una Santa Cruz y La Laguna, sí.

El servicio de guaguas está bien en las horas punta. Esas guaguas dobles o "acordeón" llevan casi toda la gente y, cuando no es en horas punta, normalmente van con bastantes plazas libres y llevan una marcha que depende del tráfico que haya; mientras que un tranvía va por sus raíles y es puntual. Las personas que vamos a La Laguna a conferencias, exposiciones y otros eventos votamos por el tranvía. Asimismo, me imagino que los que van y vienen para cumplir un horario de trabajo muchos dejarán el coche, dada la eficacia y la economía que supone.

Algunas personas que dicen que es mejor la guagua es proque ellos probablemente tienen coche y no piensan sino en sí mismos; pero es justo y necesario pensar en nuestros hijos y en los hijos de nuestros hijos. Ellos, las futuras generaciones, irán ampliando la red, pero, para empezar, Santa Cruz-Laguna, sí. ¿o no?

Malela