Criterios

Cogiendo mejor rumbo


4/may/03 21:29 PM
Edición impresa

AFORTUNADAMENTE, Pepe Ignacio, se alzan voces y serenas llamadas a la concordia, a la tolerancia, a la convivencia pacífica y en libertad como valores irrenunciables de nuestra sociedad. Todos sabemos que aparecieron descerebrados incontrolados que activaron sus estrategias cuando se les presentó la ocasión. Conocemos a los profesionales que originaron el caos con el tema del "Prestige" y la guerra de Irak. Se hace imprescindible recuperar la normalidad, porque se llegó a unos niveles de crispación inmerecida para nuestra sociedad que ha dado sobradas muestras de su pacifismo, tarea que tienen quienes ejercen responsabilidades. A quienes corresponde devolvernos la normalidad.

* * *

En fechas recientes, estadísticamente obtuvimos desde nuestra modesta atalaya con la parición de las pancartas desplegadas en las universidades y en las manifestaciones ciudadanas, datos suficientes para elaborar en nuestro "pancartómetro" particular unos resultados suficientemente representativos.

Cuando se partió el "Prestige" no apareció ninguna pancarta, pero al hundirse aparecieron y proliferaron orquestadamente por doquier contra Fraga, Aznar, Rajoy, Cascos... convenientemente etiquetados como los culpables del chapapote. Nunca vimos una pancarta contra el ruso mafioso fletador de la carga del barco, ni tampoco contra el armador griego propietario del mismo, ni contra ningún ministro de las Bahamas, donde estaba abanderado el buque. Los malos eran los de casa.

Algo similar, qué casualidad, ocurrió con la guerra de Irak, apareciendo retratos selectivos, siempre con Aznar como comodín, aparte de alusiones a Bush, Rice, Cheney o Rumsfeld. El general Frank salió poco y tampoco Powell. ¡Y qué curioso! Sadan Husein no figuró en ninguna pancarta, era el malo ausente. Perduro la selectividad de las pancartas. ¿Siempre los mismos malos y los mismos ausentes?

* * *

Parece que hay prisa por algunos en pisotear, en llegar al poder a cualquier precio, arrasando la mesura y la verdad. Mientras el Reino Unido ?líder histórico en diplomacia? acertó en su apuesta, Francia y Rusia calcularon mal sus jugadas aunque ahora intentan congraciarse con USA. Alemania aspira a salir cuanto antes como sea de sus crisis económicas y España es cada día, lo podemos afirmar con orgullo, en la vía tomada por Aznar, más escuchada en los foros de toma de decisiones porque con responsabilidad y rigor estuvo desde el principio en el lugar que tenía que estar, menos preocupada de intereses electoralistas (que hubiera sido lo fácil) y sí por el interés nacional.

* * *

En poco tiempo se han ido cayendo los frágiles andamios de los demagogos porque el montaje hecho con los del "Prestige" y la guerra ha servido para demostrarnos y quedar al descubierto el vacío que existe detrás de las propuestas de algunos partidos, entretenidos en la técnica de inyectar e inculcar a los jóvenes ?hoy más ilusionados con el mando a distancia y con Internet?, historias de miedo del pasado para mirar al futuro, creando divisiones ideológicas al margen de las reglas de juego democrático.

Había ilusión para muchos, cual secreto a voces, en que la guerra llegara al 25 de mayo, en acusar a Aznar de una hipotética quiebra europea (globo que igual que el "Prestige" también se pinchó solo) como quedó plasmado en una propuesta conjunta de Chirac, Schröeder, Blair y Aznar sobre la presencia conjunta de Europa en el futuro de Irak.

No menos artificial fue la acusación de que Aznar había dañado las relaciones con el mundo árabe, cuando al poco es comisionado como mediador cerca de su amigo el presidente sirio Bacher al Asad para evitar una nueva crisis bélica. Igual de sorpresivo fue cuando el PSOE solicitó que se aumentara la ayuda humanitaria a Irak y al poco tiempo Zapatero exigió en el Parlamento que el Gobierno hiciera volver al buque "Galicia" y al contingente español que está ya salvando vidas en Um Qasar. Lo vas entendiendo, Pepe Ignacio?

* * *

No nos engañemos. Cada uno va ocupando poco a poco su sitio en la foto, cuando en el desenlace de la guerra se ven fracasadas las profecías apocalípticas, los escenarios derrotistas de los grandes estrategas de tertulias y de pacifistas líricos, que gastan exceso de infamia, con una evidencia tal de oportunismo que les ha salido mal y regresa el bumerang que deja lesionado al que lo lanzó, por ejercer una política rebajada a venta ambulante de cachibaches y baratijas.

Han estado más ilusionados en el desgaste del Gobierno, por una guerra en la que España no ha pegado ni un tiro, que en presentar propuestas atractivas y cercanas al electorado que tendrá que pronunciarse el 25 de mayo ante las urnas.

En eso, Aznar ha vuelto a tomar ritmo, retomando la iniciativa política con medidas sociales y económicas dirigidas a mujeres, jóvenes, trabajadores autónomos y pequeños empresarios, así como reorientando con nuevas aportaciones la solución al problema de la vivienda. Se sitúa el debate, confirmando la tendencia general y "cogiendo mejor rumbo", en la dirección de que las elecciones municipales responden a otras claves mucho más cercanas al ciudadano, a sus necesidades inmediatas y más próximas que lo de Bagdad.