Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio descubre la vigilancia masiva por teléfono móvil con aplicaciones preinstaladas leer

Nerviosismo electoral en Coalición Canaria


4/may/03 21:29 PM
Edición impresa

LA MEJOR ENCUESTA es la calle, oyendo a los ciudadanos, la voz de la mayoría de personas que espontáneamente opinan, no sólo ahora en época preelectoral, no sólo el pasado 23 de noviembre, cuando 140.000 personas manifestaron en las calles de Santa Cruz el rechazo al proyecto de Coalición Canaria de tendido eléctrico aéreo por espacios protegidos y Vilaflor. No hacen falta encuestas que se maquillan y publican a interés. La encuesta está en la calle, y también el malestar generalizado por la gestión de CC desde hace 16 años en esta isla. Y en CC lo saben. Y por eso están muy nerviosos. Tanto que inauguran todo lo que se les ponga por delante, aunque sólo se trate de una idea. Y están llenando la isla de primeras piedras, tantas que tropiezan continuamente.

Una de las últimas primeras piedras, la del edificio de actividades ambulatorias del Hospital Universitario de Canarias, un proyecto aprobado y presupuestado por 6.000 millones de pesetas hace mucho tiempo. Una gran necesidad muy sentida desde siempre, con el que ya debería contar nuestro querido Hospital, con más de 30 años de vida. Muy de acuerdo con ese edificio, y con el de aparcamientos, que con los nuevos accesos al Hospital, son las construcciones más inmediatas. Nada que objetar, exigir rigor en los plazos, calidad en las obras, acierto en su planificación. Que se ha dejado deteriorar demasiado al Hospital y en algunos servicios el espacio está saturado al máximo. Todo lo demás que se anunció el pasado martes, incluido el esquema del nuevo edificio de servicios técnicos y el de hospitalización, que permitirá pasar de 600 a 800 camas, muy bien. Pero cuando quien anuncia que toda la transformación del HUC acaba en el 2010 es el candidato de CC a la presidencia del Gobierno de Canarias, don Adán Martín, ya me entran las dudas. Anunció que el Auditorio que construye el Cabildo acababa en junio de 1999, y lleva un retraso de cuatro años. Anunció que costaría 4.444 millones de pesetas y van cerca de 12.000. En fin, ojalá que esto no suceda con las obras del Hospital, muy necesarias y demandadas hace tiempo. Estaremos atentos dentro de siete años. ¿Y para cuándo unos hospitales de verdad en el Norte y Sur de Tenerife? ¿Y el angustioso problema de la falta de aparcamientos en el Hospital de la Candelaria? Una oportunidad perdida de don Miguel Zerolo, al que propuse la construcción de un edificio de aparcamientos en las demolidas viviendas de San Pío X, una moción aprobada hace seis años en el Pleno del Ayuntamiento de Santa cruz, que lamentablemente dejó en el olvido. El nerviosismo del alcalde hasta le hace anunciar una nueva playa entre el Cabildo y el Auditorio. ¿Por qué no arregla antes la de Valleseco y termina con Las Teresitas?

Nerviosismo el de don Ricardo Melchior con la movida electoral de utilización del Auditorio, y un fracaso la asistencia de sólo mil personas a su "botadura" del 26 de abril. Ni siquiera fue el alcalde. Y mientras a CC la Junta Electoral le suspense campañas electoralistas con dinero público, lo que no ha sucedido en las instituciones tinerfeñas donde gobierna el Partido Socialista. Porque tenemos otra forma de ser y de gobernar.

Y no acabo sin referirme a un rector magnífico que acaba su mandato, el profesor José Gómez Soliño, que desde la Universidad de La Laguna, entre otras muchísimas gestiones, hizo que el Hospital de la Candelaria sea Universitario. Gracias y mucha suerte.

* Presidente del Grupo Socialista

del Cabildo de Tenerife