Criterios

El paso de factura


2/jun/03 21:32 PM
Edición impresa

DESPUÉS del breve análisis del lunes, que fue, según denominación que se han apropiado los informadores deportivos, el día después, uno se ha dado cuenta de que dejó más dentro que fuera del tintero en este menester analizador. Por tanto, no hay más remedio que seguir analizando so pena de dejar desrabado el tema. No se necesita ser un lince para percatarse de que el electorado ha pasado factura a CC, que perdió varios miles de votos no sólo en Gran Canaria, donde cada vez pueden ver menos a Ican, sino en todas las demás islas con excepción de La Palma y El Hierro. Porque, en Tenerife, en especial en Santa Cruz, feudo supremo de ATI, Miguel Zerolo obtuvo mayoría absoluta por los pelos y esperó, angustiado, hasta última hora a que cayera el concejal número 14, que lo salvó de la quema. No sé si le habrá afectado mucho perder cuatro ediles, que son muchos ediles. Si se descuida, tiene que pactar, muy a regañadientes como cabe suponer, con su encarnizada rival Cristina Tavío, que le sacó todos los que ella considera defectos de gestión a la cara durante la campaña y la precampaña electoral. Y no digamos la sorpresa que se llevó el alcalde cuando vio que dos pesos pesados de la política regional, como Guillermo Guigou y Ángel Isidro Guimerá, se le colaban de rondón en el Ayuntamiento. Tormentos p'a doña Pino, que dicen los canariones en estos casos.

Como se sabe, recién llegado a esa Corporación después de colocarse muy cerca de Hermoso en los comicios, comenzó el calvario político de Guigou. Mediante el pacto de CC con el Partido Popular, Guillermo Guigou ocupó la primera Tenencia de Alcaldía y su forma de gestionar las cosas le convirtió en persona incómoda para CC, cuyos dirigentes pidieron a su partido que lo relevara. Nadie del PP lo defendió. Guigou dejó de ser concejal, mientras Soria por aquí y Arenas por allá se bajaban los pantalones. El ex edil pasó a ocupar un puesto, que tenía que ver con las Drogodependencias, en la pedrea del Gobierno. Pero no se detuvo aquí la cadena de puñaladas traperas. A Guigou lo destituyó de la Consejería de Agricultura, injusta y groseramente, el presidente Román Rodríguez, supongo que por caerle antipático porque no se defenestra a nadie cuando está realizando una labor impecable. Se rompió el Ejecutivo bipartito y CC continuó sola aunque Soria y Arenas seguían con el papel higiénico preparado y los cintos desabrochados por si era necesario.

Guigou fue elegido presidente insular del PP en Tenerife, y tropezó con Carballo y otros ilustres históricos, que demostraron quererse más a sí mismos que al partido. Surgió aquel complot y aquella mentira más asquerosa que si la hubieran concebido, en una granja de cochinos, los mismos ocupantes del chiquero. Ahora Guillermo Guigou vuelve a la política como independiente. No está bajo la obediencia de Arenas ni de Soria ni de nadie. No le han puesto condiciones. Confían que va a trabajar en lo que cree. Como tiene bien demostrado que lo suyo no son los rencores, estoy seguro de que se entregará en cuerpo y alma a la gestión municipal y Zerolo siempre encontrará en él un colaborador valioso.