Criterios
LO ÚLTIMO:
Veinte investigados por fraude a la Seguridad Social, algunos en Las Palmas leer

Diez mil modos de formar Gobierno


1.- Adán Martín
3/jun/03 21:32 PM
Edición impresa

1.- Adán Martín se ha tomado unos días para pensar en el Gobierno. Más que en el Gobierno, en cómo gobernar con el PP dejando contenta a su complicada formación política, a Coalición Canaria, cuyas familias ya piden las prebendas de siempre, a veces reñidas con la eficacia y muy cerca de los diezmos y las primicias que se han de conceder a quienes forman parte del stablishment. Hay una nueva posibilidad, no insinuada públicamente. Para no premiar a Román con una consejería, Economía, Hacienda y Comercio, cuya familia política -Icán- no se merece, dados sus malos resultados electorales, pues se le ofrece la presidencia del Parlamento de Canarias. Si ello fuera así, que por ahora se trata de una mera hipótesis, el PP pediría no dos, ni tres, sino cuatro consejerías, incluyendo la de Economía, Hacienda y Comercio, que parece ser la madre de todas las batallas. Para Adán sería entonces la presidencia del Gobierno, que eso no es negociable; quizá la vicepresidencia del Ejecutivo y la Consejería de Presidencia e Innovación Tecnológica para Antonio Castro; quién sabe si Turismo para Dimas Martín; Pedro Rodríguez Zaragoza se quedaría en Agricultura y puede que Ruano en Educación, pero cuatro carteras se irían al PP: la citada de Economía, Hacienda y Comercio, Sanidad, Política Territorial y Obras Públicas. Mucho pan para un pobre, pienso yo, porque las cuatro son consejerías de mucho peso económico y no creo que Adán cometa la estupidez de dárselas al PP, ni siquiera a cambio de la irrelevante presidencia del Parlamento, de mucho empaque social, pero políticamente nula.

2 .- Claro que Adán no es tonto, pero sí lento. Si en CC dejan que negocie él sólo, acabará dejando a Soria de los nervios y sin tener en el bolsillo la solución del dilema hasta el mismo día de la firma de los acuerdos, un minuto antes de la hora prevista para la ceremonia; y además llegará tarde a la firma. Adán es una termita, muy pocas veces resuelve las cosas y le da mil vueltas a cada párrafo de un acuerdo. Por eso casi nunca se equivoca. Ahora tiene una buena ocasión para demostrar sus dotes de negociador porque en su partido le han entregado la pelota para que marque un gol él solito. Permitan que no nombre a candidatos del PP a las consejerías y, en su caso, a la presidencia del Parlamento, porque sólo han aparecido dos nombres, que además saqué yo mismo: Mercedes Roldós y Pablo Matos. Valen para todo porque son diputados y pueden aspirar no sólo a la presidencia del Parlamento sino a una vicepresidencia del Gobierno (el requisito es ser diputado) y hasta a una consejería, para lo que no hace falta más que el DNI.

3. - Pero hay diez mil modos de formar Gobierno, o sea que este comentario no valdrá absolutamente de nada si a Adán se le cruza el cable y le dice a Soria: "Dos consejerías y la presidencia del Parlamento". Entonces volveríamos a empezar y a lanzar nuevos nombres, nuevos aspirantes y a producirse nuevos tiras y aflojas en la negociación. Habrá más cambios: ¿Pilar Parejo a Saturno?; ¿relevo en la TV Autonómica? Parece que sí, pero no doy más pistas para no quemar a los candidatos y que luego me llamen para recriminarme mis indiscreciones.