Criterios
LO ÚLTIMO:
Una mujer mata a su marido a puñaladas y alega que fue para defenderse leer

Las plataformas del no: dioxinas, furanos...


3/ago/03 21:39 PM
Edición impresa

DESPUÉS DE CHERNOBIL y otras catástrofes ambientales producidas en nombre de las sociedades industriales y de "progreso" se ha producido una reacción lógica y natural ?la llamada ley del péndulo? bajo un cierto y natural romanticismo ecológico. La falta de explicación por parte de los que gestionamos la cosa pública, unido a una burocracia supuestamente productivista y papelera por parte de la Administración, ha puesto el resto, incorporándole más ingredientes a esta situación el argumento del supuesto lucro personal por los que estamos en la cosa pública.

Como reacción a lo anterior, nacen las plataformas reivindicativas del no, como nacen los hongos tras las lluvias. Y por eso, no sabemos cuántas plataformas tenemos en la Isla de Tenerife en estos momentos, en gran medida por el vacío y la incertidumbre que crea un supuesto "progreso" con muchos interrogantes al estar basado en un modelo de crecimiento que de manera contundente siembra razonables hipotecas para el futuro de estas islas. Porque si bien la pobreza de antaño es un mal aliado del medio ambiente (no olvidemos cómo estaban nuestros montes en los años 40), no es menos cierto que el crecimiento y dominio de la naturaleza como ha ocurrido en los últimos años, no siembra menos interrogantes hacia el futuro ambiental, pues valga como ejemplo lo que ha ocurrido con nuestros acuíferos o con las tierras de cultivo. En este marco hemos de situar la problemática de los residuos sólidos de ser un tema minoritario en las zonas urbanas, puesto que en el medio rural se reutilizaba casi todo, a crear la nueva situación de todos conocida como es el caso de Tenerife de producir 295.000 toneladas de basura al año a comienzos de los 90, a situarse en 620.000 toneladas doce años después.

Este modelo no lo soporta la Isla, y con toda razón los vecinos de Arico y grupos ambientalistas nos piden alternativas que tiene que dar esta sociedad, en un plano más solidario con el medio ambiente, sino también con los vecinos en cuyo municipio soporta lo que todos no queremos cerca de nuestra casa, pero que esta sociedad genera y que tenemos que darles todos alternativas. Se trata de gestionar esta problemática de la manera más adecuada posible en la que hemos de hablar de los aspectos ambientales, energéticos, etc. Y asumiendo todos que la basura no produce perfumes y que las dioxinas y los furanos son la resultante de un proceso natural en la que sin baritas mágicas para resolverlos hemos de conjugar de verdad los verbos reducir, reciclar y reutilizar.

* Consejero de Medio Ambiente y Paisaje del Cabildo Insular de Tenerife