Criterios
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El cadáver hallado en los alrededores de El Campillo es el Laura Luelmo leer

Tonterías para reflexionar


10/sep/03 21:43 PM
Edición impresa

SE ANUNCIABA por la Televisión Canaria: "El 15 de septiembre vuelve La Guagua". Y alguien a mi lado gritó: "¡Socorro... prefiero El Tranvía de Ricardo Melchior!"

* * *

Era tan aficionado a la cocaína, que todo el día se estaba mirando las rayas de las manos.

* * *

?¿No ha visto, me dice alguien, lo que dijo hace pocos días el concejal de Turismo y Comercio del Ayuntamiento de Santa Cruz?

?¿Qué?

?Que la ciudad contará con obras de arquitectos de prestigio comparables con Miguel Ángel en su época.

?¿Y qué?

?Que un poco de respetito, por favor. A no ser, claro, que se cuente con Ricardito Boffil, (jr.), que entonces me callo.

* * *

La moda, vista por una de esas meteorólogas jóvenes que ahora vemos, sería así, más o menos: "Se prevén para la próxima temporada trajes embotellados del primer cuadrante en la zona centro y pantalones anchos en las costas de Andalucía y norte de canarias".

PARA MÍ, y creo que para muchos tinerfeños, ha sido una sorpresa saber que el 45 por ciento de los habitantes de Santiago del Teide son extranjeros, aunque ya nada puede coger a uno por sorpresa en relación con los turistas, en esta isla. Uno tuvo siempre una imagen lejana y ensoñadora del referido pueblo y lo recordaba de niño subiendo la guagua por un valle lleno de almendros floridos y viéndose allá abajo, en la oquedad pueblerina, una iglesia de trazos bizantinos. Pero es que Santiago del Teide no era eso solamente. El municipio tenía otros rincones dignos de admirar y unas costas maravillosas, que, al final, como tantas veces, fueron descubiertas por los turistas, gente que venía de otras tierras. Tamaimo, Arguayo, Puerto Santiago, el Acantilado de los Gigantes, son otros puntos, tal vez los más importantes del litoral de Santiago del Teide, que en los años 30 figuraba como una población residual. Debemos decir que el Acantilado de los Gigantes había sido ya descubierto por el pintor de Guía de Isora Manuel Martín González, cuyos lienzos, con aquella impresionante estampa, son una de las atracciones del Hotel Mencey.

No debemos extrañarnos por lo tanto, si lo miramos bien, de que el 45 por ciento de los que están residenciados en aquellos lugares de Santiago del Teide sean extranjeros. Ellos buscan los sitios más sugestivos e interesantes para su existencia, y da la casualidad de que siempre los encuentran.

Y hay que hacer una salvedad. Los ingleses, alemanes, italianos y franceses que viven en Santiago del Teide no son iguales a los que eligen para sus vacaciones Playa de las Américas, pongamos por caso. Los de este último destino son jóvenes bullangueros y los de Santiago del Teide es gente ya más sentada y que viene a vivir una existencia tranquila y cerca de la naturaleza.

Siempre se ha dicho, y hemos presumido de eso, de que somos unas islas cosmopolitas, abiertas a todas las corrientes étnicas. Bien, pues ahora lo somos ya más. Ya tenemos un pueblo con la mitad de habitantes foráneos, de Europa, América y África. Pero ¿llegaremos a perder nuestra identidad? No me extraña, a juzgar por las tonterías que hacen con harta frecuencia nuestros políticos. Los de fuera irán seguramente cogiendo las riendas del poder y seremos unos extraños en nuestro país. Pero la culpa es nuestra por no acertar en el rumbo que debemos tomar... Y, como piensan algunos, quizá así sea mejor.