Criterios

Enseñar con ignorancias


23/sep/03 21:44 PM
Edición impresa

DESDE QUE MI ADMIRADO y viejo amigo el historiador y cronista de Garachico, Carlos Acosta, se decidió a salir de su armario particular para revelar sus ignorancias, un servidor, y creo que mucha gente, aguardamos cada domingo para aprender más de esas ignorancias que de los chorros de sabiduría que nos espetan muchos articulistas, incluso consagrados, aunque sean ellos solos los que se lo crean. Tengo que puntualizar, por si el amigo se pone mosca, que el armario de Carlos el cual, además, deja siempre abierto para los aficionados a regoler, no es de aquellos en los que se han venido refugiando y han tenido herméticamente cerrados, para salir de pronto, los muy conocidos individuos que, de repente, se han percatado de que ser gay no es ninguna cosa para avergonzarse sino, al contrario, para estar orgulloso. O sea, se han apuntado al Orgullo Gay.

Y para que los malauva profesionales no abriguen la menor sospecha, este que lo es, pone la mano en el fuego para asegurar que si Carlitos Acosta, como yo lo llamo, no se ha casado todavía no será porque no le gusten hasta los palos de las escobas que se usaban antes, que eran más feos y burdos que los de ahora, con la oportuna prenda de vestir encima. Lo que le pasó a Carlitos es lo de aquel obrero de la construcción que trabajaba con arena y que una vez le tocó la primitiva. Y cuando los periodistas le preguntaron a qué se dedicaría con tantos millones, contestó que "a arenero". Ante el asombro de los informadores, aclaró: "Me propongo instalar un harén". Lo que pasó es que, como el trabajador tenía también spronunciarcontesta ignorancias ?? malhumorado.