Criterios

La crisis de Antena 3 TV


1/oct/03 21:45 PM
Edición impresa

PARA CUALQUIER profesional de la información no es una noticia grata que un medio de difusión entre en crisis. Naturalmente, no va a solucionar nada que uno se ocupe en analizar las causas de este revés que sufre Antena 3 TV, para mí la mejor cadena privada, con excepción de "Canal Plus", que va por otros caminos, de las tres empresas nacionales de TV a las que el Gobierno concedió licencia hace unos años y la única que ha seguido un camino serio, de bastante calidad y, salvo paréntesis que han sido corregidos a tiempo, dentro de los límites de la decencia que no se estila hoy en la mayoría de la televisión que se emite por nuestras antenas. Por ejemplo, en Antena 3 TV no se ven esos programas de pornografía dura que lanzan al aire no sólo televisiones nacionales de importancia, sino bastantes emisoras locales.

Se sabe que los nuevo propietarios han hecho limpia de personal dirigente que, estimo, no merecía ese trato. Por ejemplo Sáez de Buruaga es un magnífico profesional del periodismo que procede de Radiotelevisión Española y ha tenido a su cargo programas básicos en Radio Nacional y en TVE. Y hay una periodista, también procedente de TVE, especialista en deportes, Olga Viza, que también ha sido expulsada.

En Las Palmas, no sé, pero en la provincia tinerfeña, Antena 3 TV ha venido llevando a cabo una labor excelente, en especial en informativos y en retransmisiones de actos de campanillas que ha llevado a toda España y al extranjero, como las galas del Carnaval. En su contenido y en su presentación, con el querido Víctor, antiguo compañero de Redacción, en el timón de los noticiarios, los informativos no tienen nada que envidiar a los de las otras cadenas. Y todo eso desaparece de un plumazo, se rellena con larguísimos espacios de publicidad y deja a la audiencia canaria prácticamente huérfana de esa original e interesante forma de informar, a la que nos habíamos acostumbrado.

Si, por problemas administrativos graves, la nueva propietaria tiene que adoptar medidas tan desafortunadas como las actuales, hay que comprender que en estas crisis no se producen milagros. Pero, si se trata de supuestas reformas gratuitas y cambios de línea, tengo que decir que el promotor de las reformas anda equivocado, que la publicidad a sacos no atrae audiencia y que los nuevos dueños no tardarán en comprobar los efectos negativos de su forma de actuar, con el despido de excelentes profesionales y contenidos vacíos.

Los empleados tienen razón en sus protestas, pero, ante decisiones patronales que parecen firmes, donde, al parecer, lo primero es el negocio, y la calidad se margina, no creo que puedan sacar más de unas mezquinas indemnizaciones, porque aquí puede que haya mucho contrato-basura. Sin embargo, con el director regional de tan demostrada competencia como el señor Mesa, y tanto positivo valor en todos los departamentos de la emisora, creo que tanto la TV pública como las numerosas emisoras locales tienen a mano una cantera realmente estimable. Insisto, en principio, a uno como telespectador, le da pena el visible desmantelamiento de Antena 3 TV. Y es lógico que las empresas, sobre todo las de las islas, tengan en cuenta el bache en la aceptación y, aunque no tengo esperanzas, puede que los propietarios estudien los efectos de esta debacle que han producido y recapaciten.