Criterios

CARTAS AL DIRECTOR


19/nov/03 21:51 PM
Edición impresa

Estimados lectores, soy hermano de una enferma psíquica, concretamente de esquizofrenia. Mi pregunta es la siguiente: ¿cómo no se ha hecho un centro para estas personas ?digo personas porque a pesar de su enfermedad tienen sentimientos?? Actualmente el Cabildo no tiene centros de internamiento, sólo centros de día. ¿Cómo puede vivir una persona con una enfermedad de esquizofrenia en un domicilio, el caso de mi hermana, que vive con mi madre, mayor y viuda, con una mísera pensión de 400 euros mensuales de autónomo?

¿Saben los médicos de las crisis de la esquizofrenia? Les da por tirar todo lo que encuentran a su paso, arrojan objetos por las ventanas, con lo que conlleva de que un día pase alguien por la vía y les caiga algo contundente. Pero la Justicia me dice que eso no es delito, debido a esta triste enfermedad.

Yo pregunto: ¿cómo se puede derrochar los dineros de los contribuyentes en construir unas naves para los inmigrantes que nos vienen en pateras, en hacer un auditorio, en gradas para el estadio Rodríguez López, etc., etc.? Esto da vergüenza. Señores, inviertan en educación y en sanidad, que da vergüenza cómo tenemos el hospital de la Candelaria y Urgencias.

Ahora mi hermana está ingresada en un geriátrico, que es lo único que hay, para que los pocos días que le quedan a mi madre pueda hacer su vida normal y disfrutar como todo ser humano. Esto, como comprenderán, lo del geriátrico, es de pago: 850 euros mensuales, a los cuales mi madre tiene que hacer frente como ya comenté anteriormente con la mísera pensión de autónomo.

Y después vemos a los políticos derrochando de las arcas municipales existiendo otras necesidades. Por Dios.

El próximo domingo iré a buscar a mi hermana, la llevaré a comer fuera, después la llevaré al estadio a la grada de San Sebastián a ver el Tenerife y, si me animo, la llevo a oír una función de música clásica al Auditorio.

Si me queda algo de tiempo, la llevo a ver el escenario de Carnavales. Azúcar.

Jorge Negrín Pérez