Criterios

Nuestra existencia


23/nov/03 21:51 PM
Edición impresa

NUESTRA TRAYECTORIA vital, como cualquier realidad, tiene pasado, presente y futuro.

Nuestro pasado nos sirve para aprender. Queda ahí, en el tiempo pasado, para mirarlo, comprenderlo y superarlo. Lo vamos a superar cuando lo consideremos como algo que aconteció y al que no debemos volver. Las huellas que ha podido dejar en nosotros las hemos dejado atrás, están cerradas, y no volvemos a ellas. Están ahí para enriquecer nuestra experiencia vital, que buenas o malas, nos proporciona una experiencia que debemos aprovechar, pero entiendo que hay que mirar ese pasado, feliz o frustrante, para deducir de él la experiencia que comporta, sin rencor de clase alguna. Algo que sucedió y no volverá a suceder.

Y, llega el presente en el que estamos instalados, apoyados por ese pasado ya superado, y miramos al futuro, al porvenir, a lo que queremos hacer con nuestra propia vida, y estamos llenos de ilusiones, de esperanzas, de amor, esencial en toda vida humana. De una nueva manera de enfocar nuestra vida, cohonestado el pasado ya superado que sirve de base a nuestra experiencia con ese futuro que se avecina. Un futuro que quizá sea venturoso o desdichado, pero que sabemos comprender adecuadamente, porque así conseguiremos la felicidad, que es a lo que tenemos que aspirar. Comprender que lo importante no es el dinero, ni la posición social, sino el amor. El estar conforme con uno mismo. El aceptar con cariño casi los cambios de la vida. Comprender y compadecer a los envidiosos y a los celosos. A los que actúan por móviles inconfesables. Estar siempre dispuestos a seguir adelante para conseguir la felicidad, fin último del hombre en esta Tierra.