Criterios

¿Dentro o fuera?


23/nov/03 21:51 PM
Edición impresa

EL ALCALDE de Santa Cruz de La Palma, Carlos Cabrera, tiene en fase de elaboración, según leo, un bando municipal, para corregir el ruido y el consumo de alcohol en la calle. "Lo que me extraña, me decía un palmero, es que los ecologistas no hayan saltado ya, defendiendo el aire libre, y la naturaleza por lo tanto, para que el hombre se expansione y dé rienda suelta a sus instintos primarios". No deja de tener razón este palmero, porque donde debería hacerse menos ruido y beber menos es en los cafés o locales cerrados, donde el espacio es más reducido y, como consecuencia, los que estamos en el mismo tocamos a menos por metro cuadrado. Y es ahí, en ese limitado habitáculo, donde debe ponerse un poco de orden.

Uno recuerda que antes había unos carteles que decían "Reservado el derecho de admisión", unos, y "Se prohíbe la entrada de animales", otros. Pero ya eso no se ve y puede entrar cualquiera, incluyendo los animales. (Cuando hablo de animales, me refiero más concretamente a perros, y, por supuesto, a algunos clientes que deberían ir con bozal). Aunque las que deberían ir ciertamente con un bozal más cerrado son algunas mujeres, para que no pudieran fumar tanto, que dejan perdido de humo el medio ambiente.

Tampoco se permitía antes ?no sé ahora?, para no molestar a los clientes enemigos del ruido, cantar. Había unos carteles muy claros y contundentes que decían, poco más o menos: "Si usted, de verdad, sabe cantar, vaya a la Scala de Milán; pero si no sabe, váyase a la calle". Y, sin embargo, aquellas eran unas parrandas muy melodiosas y afinadas; no el escándalo que hace hoy el televisor, debido a que lo ponen a todo volumen y te tienes que tragar, además, el programa de María Teresa Campos, donde todos hablan de la Pantoja y de María del Monte. ¿No sería mejor por eso, pienso, sacar todo eso al aire libre, en lugar de encerrarlo en un local? Vamos, digo yo.