Criterios

Ante el juez


5/dic/03 21:53 PM
Edición impresa

Algunos indigentes están muriendo de frío. Es la única manera que hemos descubierto hasta ahora para disminuir el número de pobres. Llueve y nieva en media España, que ya no son dos, sino muchas más y en cada una de ellas, si no se nos hiela el corazón se nos pueden helar los huesos. Quizá se deba a que uno es un meridional, pero los inviernos siempre me han parecido una venganza de la llamada madre naturaleza.

¿No será la venganza la más adorada de las diosas? Se dice que es un plato que debe comerse frío. Es un plato combinado que guisan las víctimas. En todas partes se cuece. Alemania busca a Videla, Massera y Mason. La Fiscalía de Nuremberg ha dictado una orden de captura internacional contra los que para demostrar su amor a la patria pensaron que lo mejor era eliminar a muchos compatriotas. ¿Hasta qué punto la venganza entra como ingrediente imprescindible en eso que llamamos justicia?

Quienes acuden ante el juez, en muchas ocasiones no desean que les den la razón, sino que les den la satisfacción de ver cómo son castigados los que le hicieron daño. Veinte siglos de cristianismo no han sido suficientes para convencernos de la utilidad del perdón, que es lo único que modifica el pasado. Lo que Kruschev llamaba "política del Evangelio" tiene pocos partidarios y si alguien pone la otra mejilla lo único que consigue es recibir dos bofetadas.

La Audiencia de Cádiz ha absuelto a los cuatro acusados del caso del Padre Coraje. Ni la aportación de las cintas ni la aparición de nuevos testigos ha sido suficiente. Es mejor que estén en la calle varios culpables a que haya un solo inocente en la cárcel. En eso estamos de acuerdo todos, pero ha sido conmovedor ver llorar al Padre Coraje mientras decía que seguirá luchando para que se haga justicia, o sea, para vengarse.