Criterios
ALGO ASÍ AGUAYO

Milagros Martín

27/may/13 1:11 AM
Edición impresa

Es, sin lugar a dudas, una de las mejores intérpretes de zarzuela de los últimos cuarenta años, pues con su magnífica voz, el arte actuando y la perfecta declamación, siempre lo borda; dotes imprescindibles para conseguir el éxito de un espectáculo.

Nació en Madrid, y comenzó sus estudios a los 15 años con Luis Arnedillo, y posteriormente con la maestra María Dolores Marco, al mismo tiempo que se pre paraba en la Escuela Superior de Canto con Carmen Pérez y Ángeles Chamorro. En ese centro llevó a cabo su formación escénica con José Luis Alonso, debutando con el musical "Sonrisas y lágrimas". En poco tiempo consiguió formar parte de varios repartos de distintas producciones del Centro Cultural de la Villa, y a partir de entonces inició una carrera sin parangón en el mundo de la zarzuela, teniendo en su haber prácticamente todas las obras importantes del género chico, al que ella denomina grande.

Tiene ductilidad para cantar, hablar e interpretar, y en los títulos más conocidos es experta en actuaciones colosales, quedando para los anales sus magníficas interpretaciones de "La del manojo de rosas", "Luisa Fernanda" (donde borda ese pareado en defensa de las clases bajas), "La calesera", "La chulapona", "Los gavilanes" y un sinfín de obras del repertorio clásico.

Tiene un don especial para llevarse al público de calle, por su encanto, bella expresión, su forma de seducir interpretando, y una gran voz que proyecta con enorme seguridad en la escena. La mayoría de las veces parece que los papeles fueron escritos para ella, y no se puede decir si ella nació para hacer zarzuela o la zarzuela nació para ella.

Ha cantado prácticamente en todos los teatros de nuestro país, y también ha tenido incursiones en la ópera, cosechado grandes éxitos interpretando la "Carmen" de Bizet. Es, sin lugar a dudas, la soprano española más laureada de los últimos tiempos.

Recuerdo con mucho cariño el primer Festival de Zarzuela de Canarias (1993) en el teatro Guimerá, donde ya estaba en la cumbre, y cantó una gran "Luisa Fernanda". Una mujer espléndida que destacó por su sencillez, y compromiso con su arte, colaborando en los buenas y en las malas, y esa edición empezó precisamente con una huelga de transportistas que impidió tener en escena los decorados originales, por lo que hubo que inventarse una escenografía sobre la marcha, en la que todo el reparto se mostró comprensivo y agradecido, y les recompensamos con una excursión al Teide y una comida típica en La Esperanza, en su día de descanso. Cuando veo las fotos de aquella época, me da nostalgia y pena, pues algunos artistas ya no están con nosotros. Milagros vino en otras ocasiones al Festival, para "La calesera" y "Los gavilanes", y en las conversaciones que hemos mantenido, me ha hablado sin atisbo de rencor y rechazo de los problemas de los teatros en nuestro país, de algunas personas que están al frente de recintos muy importantes, y de la cantidad de personajes que hacen agua. Su lema ha sido siempre comportarse con respeto y hacerse respetar.

Siempre que venía trataba de encontrar un buen rato para charlar y llevarla a buenos sitios de la tierra, como a La Pimienta, donde comimos un pescado exquisito con papas, pulpo y ensalada de primero, y vino de La Victoria. Se empeñó en pagar la cuenta, 60 euros tres personas; no se lo podía creer y dijo: "Esta comida en Madrid se lleva mi caché". Coincidí con ella también en Las Palmas, siempre cariñosa, y una mujer entregada, que lleva el arte en la sangre.

Se han dicho muchas cosas bonitas sobre ella, y suscribo las palabras de Vicente Cuenca: "Está dotada con naturalidad para el género zarzuelero, ya que tiene la triple facultad para cantar, hablar y actuar. Ora hablando, ora cantando o haciendo una mixtura agradable de ambas cosas, y sobre todo hacer creíble el personaje que interpreta, lo que es cualidad única en el teatro hablado. Por ello, Milagros es una de las figuras más deseadas en el campo de la interpretación de la zarzuela y garantía de éxito ante cualquier representación".

Por el cariño que tengo a la zarzuela y la lírica en general, me descubro ante esta artista excepcional.

aguayotenerife@gmail.com

ALGO ASÍ AGUAYO