Santa Cruz de Tenerife
OPTIMISTA NATO PABLO ZURITA ESPINOSA

Gerontocracia

13/may/17 5:42 AM
Edición impresa

Prejubilaciones. A cargo del erario. Tela. Nadie discrepa. Cuántos ajustes en las extintas cajas de ahorros sufragados por el FROB, por poner un ejemplo, con indemnización, el cien por cien hasta la edad reglamentaria y aportación al plan de pensiones. Ahora, la propuesta de patronal y sindicatos para las camareras de piso en los hoteles es tremenda, pobres, no admite comparación, pero que pague Mariano, que a mí me da la risa. El engaño es monumental porque en todos los casos apoquina el que viene detrás -los jóvenes, para entendernos-, compromisos planteados sin rubor, vergüenza ni anestesia. La pensión de jubilación en nuestro país se calcula en proporción a las cotizaciones de los últimos quince años, pero no es un sistema piramidal, y cuando faltan perras se mete la mano en la lata del gofio. Pues nos vamos a reír también cuando nos toque a nosotros, con ganas pero de pena, al descubrir que no hemos cotizado lo suficiente para mantener cierta dignidad y que nos inflaron a impuestos para sostener el sistema, este sistema de pensiones máximas pagadas con salarios mínimos, triste e indecente realidad.

Austeridad. De la intervención de esta semana de Miguel Cardoso, economista jefe para España de BBVA Research, me quedé con dos cuestiones. La primera: las economías mundiales, española y canaria, van bien y seguirán bien, crecimiento que ya tiene descontado el efecto negativo del "brexit", la desconexión de Reino Unido, y de la política del presidente Trump, sea la sea, en su caso; sorprendente y esperanzador. La segunda: la constatación de que los jóvenes en la actualidad gastan como si no hubiera un mañana y que los mayores ahorran como si fueran a vivir eternamente; desobediencia civil que carece de lógica económica y que identifica el fin de una época. "No hay futuro, por delante solo hay tiempo", que decía El Roto, pensarán los jóvenes y ya veremos. Los viejos guardan la pasta, sacrifican la posibilidad de bienestar presente y sufren hasta el final, hasta que necesiten de alguien que los cuide, vaya plan.

Conductas. Impacientes estamos por ver si Jordi Pujol tira de la manta, que lo prometido es deuda. Y conocer qué pasará con Marta Ferrusola, la esposa del "ex molt honorable", que ejerce como jefa del clan, ideóloga del "prucés" desde sus inicios e inspiradora de tantos otros movimientos nacionalistas. Vaya chasco si se descubre que el nacionalismo era esto.

En lo público. Para participar en política monta tu propio partido. Y así lo han hecho. Explica el declive de los partidos "tradicionales", la pérdida de votos y su falta de ideas. Las estructuras están copadas; son impermeables al talento, al empuje y a la osadía de la juventud. La antigüedad no debe ser un mérito. Tampoco en la propia Administración, en donde sube la edad media de los funcionarios, porque no se cubren las jubilaciones y la falta de rendimiento o el pasotismo no se castiga. Así hasta que el mecanismo colapse, se detenga del todo y resolvamos las dudas razonables sobre su conveniencia y justa dimensión; unos departamentos sobran y otros no.

Contratos. Los antiguos más blindados y los nuevos más precarios. Todo muy legal e injusto. La revolución del mercado laboral es conflictiva e inaplazable. El trabajo y no las ayudas como mejor fórmula para la distribución de la riqueza. Porque esta parodia no se sostiene: derechos inalienables de otra época, eventualidad y tiempo parcial de toda una clase de pobres que trabaja y la resignación de quienes solo esperan recibir un subsidio. No puede ser. El cambio vendrá de mano de los jóvenes, apuesto, por el bien común.

www.pablozurita.es