Santa Cruz de Tenerife
FRANCISCO JOSÉ SANTOS MIÑÓN

Desde mi observatorio

19/may/17 6:05 AM
Edición impresa

El próximo 30 de mayo, día de San Fernando, es el Día de Canarias y se conmemora el aniversario de la primera sesión del Parlamento de Canarias, con sede en Santa Cruz de Tenerife, llevada a cabo el 30 de mayo de 1983, presidido por Pedro Guerra Cabrera, hace 34 años. El Estatuto de la Comunidad se había publicado el 10 de agosto de 1982, reconociendo en el mismo una gran autogestión dentro de España. También celebramos que San Fernando es el Santo Patrón del Arma de Ingenieros y de los Ingenieros Militares desde los tiempos del rey Carlos IV, y a esto nos vamos a referir principalmente en el articulo de hoy. La Sagrada Congregación de Ritos de la Iglesia Católica lo ratificó el 13 de diciembre de 1961. Una vez más yo quisiera que se celebrase también el Día de la Universidad de La Laguna. Fue en 1913 cuando el rey de España Alfonso XIII ordenó la reorganización definitiva, después de un sinfín de vicisitudes, de la Universidad de San Fernando de La Laguna, habiendo sido San Fernando un gran protector de las Ciencias y las Artes, aparte de un gran soldado y un gran creyente. Las catedrales de Burgos y y Toledo le deben su construcción, e inició la de Sevilla. Utilizó el romance castellano-leones, mezcla del incipiente español y el vascuence, inicio del español actual, la segunda lengua mundial, en los documentos oficiales, en lugar del latín. Creo un Consejo de 12 letrados, origen de las Cortes Generales, reunidas por primera vez en 1250, apoyó la Universidad de Salamanca, acuño moneda...

Como en anteriores ocasiones, recordemos: Nació San Fernando, un hombre de talla media, espigado, de tez clara y pelo rubio-castaño, en un monte entre Zamora y Salamanca, por lo que lo llamaron montesino o montano, cerca del monasterio cisterciense de Bellofonte, fundado por Alfonso VII en 1137. Más tarde, San Fernando trasladó el monasterio de Bellofonte al lugar donde nació, fundando el monasterio cisterciense llamado Valparaíso, por la belleza de sus paisajes, hoy convertido en las ruinas de la abadía de Santa María de Valparaíso, donde se dice que el altar mayor coincidía con el lugar donde nació San Fernando. El Arma de Ingenieros ha construido una ermita en este lugar, donde en ocasiones se celebran actos. Murió, con 50 años, en Sevilla el 30 de mayo de 1252 de hidropesía. Su cuerpo se mantiene incorrupto en la capilla de los Reyes de la Catedral de Sevilla, junto a su hijo Alfonso X y su primera mujer Beatriz de Suabia, en una urna de plata que se abre a los fieles, para su contemplación, el 30 de mayo y tres veces más al año. Su muerte fue en olor de santidad, aclamado así por el pueblo antes de su canonización por el Pontífice Clemente X en 1671. Fue hijo de Alfonso IX de León, descendiente de Fernando II de León y de doña Urraca Alfonso de Portugal. Su madre fue doña Berenguela I de Castilla, sobrina de Alfonso IX, y segunda esposa de Alfonso IX, que por indicación del Pontífice Inocencio III que declaró nulo el matrimonio por su parentesco, volvió a Castilla con sus hijos ( Alfonso, Sancha, Dulce y Fernando). Era doña Berenguela descendiente de don Alfonso VIII de Castilla, el vencedor en las Navas de Tolosa sobre los musulmanes, y de doña Leonor de Inglaterra. Tras la temprana muerte del Rey de Castilla Enrique I, hermano menor de su madre y la abdicación de esta, es nombrado Rey de Castilla el 1 de mayo de 1217. A la muerte de su padre en 1230, tras una reunión de Teresa de Portugal y doña Berenguela de Castilla, se firma la Concordia de Benavente, nombrando heredero a San Fernando, tras una compensación económica y una cesión de tierras a sus hermanas Dulce y Sancha nombradas herederas por su padre, uniéndose los dos reinos, que siguieron conservando leyes e instituciones diferentes.

Fernando III se casó dos veces, su primer matrimonio fue con doña Beatriz de Suabia, descendiente de Felipe I de Suabia y de Irene de Constantinopla, de cuyo matrimonio nacieron 10 hijos, el mayor Alfonso se convertiría a la muerte de su padre en Alfonso X, el Sabio. Cuando San Fernando enviudó se casó de nuevo con Juana de Ponthieu, descendiente de Simon conde de Danmartin y de Maria de Ponthieu, descendiente de AlfonsoVII, de este matrimonio nacieron cinco hijos.

No solo se destacó como militar, 30 años batallando, fue el monarca español que más tierra arrebató a los musulmanes, llegando hasta el Mediterráneo por el Guadalquivir. Fue un magnifico gobernante, protegió la cultura, ordenó la traducción al castellano del Fuero Juzgo, iniciando la unificación y refundación de toda la legislación. Puso las bases de la Sevilla actual, después de su conquista en 1248, utilizando por primera vez un ataque de la flota contra el puente del Guadalquivir, decisivo. Mis felicitaciones a todos los Fernando, incluido el presidente del Gobierno canario.