Criterios
LO ÚLTIMO:
Hallan el cadáver de una mujer en los alrededores de El Campillo (Huelva) leer
ALGO ASÍ AGUAYO

¡Ay! Santa Cruz...

8/oct/18 6:19 AM
Edición impresa

Recibo muchos correos electrónicos con imágenes del pasado. Esta semana, en concreto, era como una vieja película mexicana en la que una joven tocaba al piano una hermosa canción de Los Huaracheros, una de tantas que escuchábamos en aquellos viejos discos de pasta cuando vivíamos en Jaén. Me emocioné, quizás por nostalgia, pero con sinceridad, algunas lágrimas asomaron de los ojos. Esta introducción nada tiene que ver con el tema de hoy, los viejos problemas que arrastra Santa Cruz desde hace tiempo, los urbanísticos. Cuando me jubilé decidí que no me iba a quedar parado, así que unos amigos me invitaron a que los ayudara con la compraventa de propiedades, tema que no me era ajeno pues ya conocía sus entresijos, y sin pecar de petulante, podría debatir sobre él con cierta solvencia.

Empezaré resaltando que afortunadamente la ciudad tiene un excelente alcalde, José Manuel Bermúdez, trabajador incansable, que conoce su urbe como la palma de la mano y que la lleva por un buen camino. Hace unos meses presentó el gran proyecto de expansión hacía el sur con la colaboración de Cepsa, propietaria de los muchos metros cuadrados que le faltan a la ciudad. Aprovecho la ocasión para indicar que en esa zona hacen falta una gran plaza y una iglesia, ya que aunque está la pequeña ermita de Regla o Santo Domingo, si crece la población, crecen las necesidades. Así que dicho queda.

Se ha aprobado también la remodelación de importantes edificios, recuperación que es indispensable para desarrollar diferentes actividades y apoyar más a la comunidad, pues algunas de esas construcciones están en deterioro o cayéndose a pedazos. La culpa es de la dejadez y esa impronta que tenemos todos los tinerfeños de criticar y no hacer nada, pero nunca es tarde si la dicha es buena.

Como la información es poder, me gustaría conocer los datos de lo que pagan los diferentes organismos del Gobierno de Canarias, Cabildo y ayuntamientos en alquileres, que estoy seguro que es una ingente cantidad de dinero. Uno puede ser lelo en algunas cosas, pero sí entendido en gestionar como empresario, así que no comprendo tanto gasto innecesario en alquileres teniendo edificios en propiedad que se pueden recuperar y ahorrar un pastón importante. Esta tónica de gestión de la democracia lo único que demuestra es que nuestros políticos son más de ciencias y que tienen nula experiencia en gestión empresarial.

Estos últimos días el entusiasmo de nuestro alcalde se ha visto truncado por el derribo del Plan General de Ordenación Urbana por parte del Tribunal Supremo, y aunque se han apresurado a tratar de calmar a los inversores, la triste realidad es que justo cuando la construcción empezaba a espabilar y a generar trabajo, se vuelve a paralizar la actividad. Esta isla no tiene remedio si todo tiene que pasar por los tribunales y ya son muchos años sin ver movimiento de grúas, ni circulación de camiones cementeros.

Encontrar inversores que se fíen de la palabra de un político es complicado, y si el capital busca otros destinos más seguros, nos quedaremos esperando una prosperidad que nunca llegará, pese a las buenas iniciativas de un alcalde luchador. Espero que no tire la toalla y que siga fluyendo ideas, pues alguna vez tocará la lotería y los impertinentes dejarán de oponerse a todo. Es bueno y natural exigir los derechos de cada cual, pero ser conocidos por el "No a todo", es lamentable.

Como al tema le quedan muchas líneas por escribir, aprovecho las últimas de este comentario para recordar a otro buen amigo de la juventud que nos dejó días pasados, Alberto Marrero Flores. Su padre y mi jefe compartían negocios y fue casi como un hermano que veía a diario. En una ocasión estuvimos casi tres semanas en Playa Blanca (Lanzarote), con el bañador puesto desde que llegamos hasta que volvimos, cuando aquello era un poblado y don Salvador el propietario de todo, pensión, venta de víveres, casa de comidas? Nuestros caminos se separaron cuando cada uno cogió su destino, pero volví a encontrarlo muchos años después, justo cuando volví a mis principios en la compraventa. Entrañables recuerdos y mucho afecto imposible de olvidar. Mi pésame a su familia. Descansa en paz, amigo.

aguayotenerife@gmail.com

ALGO ASÍ AGUAYO