Cultura y Espectáculos
EN CLAVE DE SOL CARLOS VÍLCHEZ NEGRÍN

De Quijotes


13/ene/02 19:49 PM
Edición impresa

LA ORQUESTA SINFÓNICA de Tenerife protagonizó el segundo concierto de esta XVIII Edición del Festival Internacional de Música de Canarias. Dirigida por Víctor Pablo Pérez, y con la participación del chelista Steven Isserlis, la soprano Isabel Monar, el barítono Joseph Miquel Ramón y el tenor Joan Cabero, fueron interpretadas obras de Falla y Richard Strauss, además del estreno de Artefactum 3, del grancanario Daniel Roca. El evento tuvo lugar el pasado jueves, día 10 de enero, en el Teatro Guimerá de Santa Cruz de Tenerife.

Un programa dedicado a la figura de Don Quijote con dos perspectivas muy distintas. La primera, a cargo de Falla, ahonda en los aspectos más castellanos de la obra original. La Segunda, debida a Strauss, supone un viaje ensoñador, aunque muy descriptivo, al universo del personaje. Aproximaciones muy válidas y sugerentes. El Retablo de Maese Pedro es una ópera para marionetas que Falla compuso por encargo de la Princesa de Polignac para ser interpretada en una de sus fiestas parisinas. Su orquestación, colorista y vibrante, fue espléndidamente interpretada por el director, quien acentuó el aspecto teatral y el espíritu de farsa que tiñe toda la partitura. La versión, muy transparente y detallista en lo instrumental, tendió a lo camerístico, lo íntimo a pesar de lo festivo. Los cantantes se mostraron muy sólidos, en especial Isabel Monar, quien carga con casi todo el protagonismo con el papel de El Trujamán.

Estéticamente, Don Quijote de Strauss se encuentra casi en las antípodas del anterior. El romanticismo y la riquísima orquestación fueron puestos de relieve en una lectura brillante y despojada de toda afectación. Fue una visión de gran poder descriptivo con momentos vibrantes, como La Cabalgata Aérea, o de absoluto recogimiento y sensibilidad, como el episodio de la muerte de Don Quijote. A este clima contribuyó la magnífica participación de Steven Isserlis, cuyo dominio de los matices y su poderosa técnica configuraron un papel protagónico inmejorable. Capítulo aparte merece la intervención de Sviatoslav Belogonov a la viola solista, un trabajo a la altura de la ejecución global.

Como eje central del programa tuvo lugar el estreno de Artefactum 33 de Daniel Roca, obra encargo del Festival. Una pieza para gran orquesta que basa su desarrollo en la deconstrucción de un caos sonoro inicial. Sobre la exploración tímbrica y estructural de la orquesta cimenta un discurso pleno de fuerza, aunque resulte, a la larga, algo irregular. Un experimento que resulta atractivo, aunque no apasione.

EN CLAVE DE SOL CARLOS VÍLCHEZ NEGRÍN