Cultura y Espectáculos
BENJAMÍN PRADO ESCRITOR Y POETA

"La obra de Alberti ha quedado en las peores manos posibles"

El autor de "A la sombra del ángel", con una amplia trayectoria literaria pese a su juventud, se encuentra estos días en Tenerife para participar en el homenaje al poeta andaluz, del que fue amigo durante casi quince años.

JOSÉ D. MÉNDEZ, S/C de Tenerife
8/may/02 19:52 PM
Edición impresa

El escritor madrileño Benjamín Prado, gran amigo de Rafael Alberti, se encuentra en Tenerife para participar en el homenaje que esta semana se brinda al poeta gaditano en tres ciudades de la Isla.

- ¿Cómo se inició en la Literatura?

- Cuando estaba en el instituto me gustaba mucho la música de Bob Dylan. Un profesor me recomendó leer poesía y los dos mejores libros contemporáneos en español: "Poeta en Nueva York", de García Lorca, y "Sobre los Ángeles" de Alberti. Los compré y a los pocos días tuve la suerte de conocer a Rafael en una cafetería. Le caí bien y la amistad intensa se mantuvo durante quince años, casi como una relación entre padre e hijo.

- ¿Cómo se entendió con la persona y con el mito?

- A los maestros hay que saber conocerlos, pero también huir de ellos para no recibir una influencia excesiva. Tienen una gran personalidad y en el caso de Alberti una obra absorbente, amén de un gran afán competitivo. Fue uno de los grandes poetas de este siglo y un creador muy diverso. No se puede entender la poesía en español del siglo XX sin su obra y su poesía política es extraordinaria, la más agarrada a una ideología y a un concepto moral de la función del escritor".

- ¿Qué opina de su legado?

- Hacer flotar a un poeta es muy difícil, pero hundirlo, muy fácil. Depende de en qué manos caiga. En el caso de Alberti, me temo que en el futuro esté más cerca del hundimiento porque su obra está en las peores manos posibles. Debería poseerla alguien que supiera darle prioridad a unos libros sobre otros y dejarse de espectáculos vinatero-poéticos en las bodegas. Su legado me interesa menos. Con mi nuevo libro, "A la sombra del ángel", intento que nos pongamos cada uno en nuestro sitio. Recuperar al verdadero Rafael: divertido, sano, generoso, desprendido y resplandeciente. Era un mito, pero muy cercano, tuvo el gran talento de tomarse muy en serio su obra y muy en broma a sí mismo, un acto de inteligencia. No tiene nada que ver con ese personaje último que se ha podido percibir. Era muy divertido y he escrito este libro para rescatar su auténtica personalidad. Lo demás obedece a otras intenciones.

- ¿Qué le parece la idea del homenaje en Tenerife?

- Muy bien. Uno de los pocos libros dedicados a una ciudad es "Los hijos del Drago". Él era una persona muy simbólica. Toda su infancia en Cádiz la basa en el paso del cometa Haley en 1910 cuando tenía ocho o nueve años. Luego su obsesión fue el Paraná, después Roma y la última de su vida, el Drago. Siempre decía que quería venir aquí, clavar un cuchillo en el Drago y beber su savia para vivir hasta el año 2015. Además, Alberti ha tenido una gran relación con Canarias. Le dedicó un poema a César Manrique, "Lanzarote", hablaba mucho del Teide y en "La arboleda perdida" cuenta como venía a la Playa de Las Teresitas para ver pasar de nuevo al Haley. En su memoria y en su sensibilidad, Tenerife y Canarias estaban muy presentes.

- ¿Qué opina del auge de la ultraderecha en Europa?

- Los lobos se acercan cuando no se les ponen vallas. En Madrid hay continuas agresiones y equipos de fútbol que mantienen a estos ultraimbéciles. Las cosas están adquiriendo un cariz muy feo, no hay más que ver lo que ha pasado en Francia. Me preocupa el fenómeno porque España está cambiando, vivimos en un mundo global para lo bueno y para lo malo. Es un problema complejo, pero que hay que solucionar con la razón y no con las porras.

BENJAMÍN PRADO ESCRITOR Y POETA