Cultura y Espectáculos

"La belleza natural de Canarias INFLUYE en la forma de pintar"

El artista herreño Julio Padrón inaugura mañana lunes, en el Casino de Tenerife, su nueva exposición, "La Gomera, isla laurisilva", una colección de 39 óleos dedicada a los paisajes de la Isla Colombina.

EL DÍA, S/C de Tenerife
3/nov/02 20:02 PM
Edición impresa
"Canarias posee una naturaleza que, con su belleza, impresiona e influye en la forma de pintar de los artistas", afirma el creador herreño Julio Padrón, que desde mañana, lunes, expondrá en el Casino de Tenerife su nueva muestra, "La Gomera, isla laurisilva". Una treintena de óleos conforman esta exposición con la que Padrón añade un nuevo capítulo a su proyecto pictórico, que consiste en dedicar un homenaje plástico a cada Isla del Archipiélago.
Tras "El Hierro, isla de paz" y "Tenerife, isla de luz", le toca ahora el turno a "La Gomera, isla laurisilva", que al igual que las anteriores tiene como destino el Casino Principal, entidad que de forma periódica también ha acogido las colectivas realizadas por sus alumnos.
En su nueva producción, Padrón ha querido mostrar la Isla Colombina como "una forma natural en estado puro", por lo que en sus cuadros no aparecen construcciones ni obras humanas, tan sólo bosques, acantilados y barrancos, además de los pueblos que se vislumbran, difuminados por la lejanía, desde el litoral.
"El 80 por ciento de la exposición - explica - está dedicado a los bosques de laurisilva, al Cedro, a las bellezas naturales del parque Garajonay. El resto, apenas unos cinco o seis cuadros, son motivos inspirados en la presa La Encantadora o en estampas de Vallehermoso o Valle Gran Rey vistos desde la costa".
Voluptuosidad Cuando se le pregunta por las diferencias que ha observado entre las tres Islas captadas hasta ahora por su pincel, Padrón no duda en responder que "cada una tiene su belleza particular", pues "las tres son igual de hermosas". No obstante, y desde el punto de vista pictórico, "El Hierro ofrece una vegetación singular y marinas con callaos negros que no existen en otros lugares", mientras que La Gomera "sorprende por lo abrupto de su orografía, por la ausencia de mesetas y por una naturaleza que transmite a quien la ve una gran sensación de voluptuosidad". "Tenerife - agrega - es, en sí, un continente de bellezas que ofrece al artista una gran variedad de fórmulas y posibilidades expresivas".
Todo ello explica, a su juicio, que el paisaje sea uno de los pocos géneros que no ha sufrido decadencia en el arte isleño. "La luz, los contrastes y bellezas naturales de Canarias han influido decisivamente en la expresividad de nuestros artistas -afirma-; "es una expresividad que también existe en la pintura moderna, aunque reconozco que no es mi campo".
Isla ya recorrida por el pincel de artistas como Aguiar o Guido Kolitscher, La Gomera aparece en manos de Padrón como una región de misterios boscosos e imponentes formaciones orográficas. Cuencas y acantilados, vaguadas y barranquillos, helechos y viñátigos adquieren una dimensión monumental que Padrón no rebaja ni disimula, sino que deja crecer visualmente, como un paisaje recién descubierto, ante los ojos del espectador.
"La Gomera, isla laurisilva" podrá visitarse en la sala Joaquín Amigó del Casino Principal hasta el próximo 16 de noviembre, de lunes a sábado, entre las 11:00 y las 13:00 horas y, por las tardes, de 18:00 a 21:00 horas.