Cultura y Espectáculos

VERSOS CADA DÍA


El cielo de cerca
19/nov/02 20:03 PM
Edición impresa

A la Real Sociedad Colombófila de Tenerife

en su I Centenario

(1902 - 2002)

A tu escuela yo llegué para aprender a ver el cielo

[de cerca

para trazar con lápices de colores las rutas de las

[mensajeras

en un escenario donde la esperanza juega siempre,

ante cualquier adversidad

bajo cualquier forma del tiempo,

donde un instante se hace eterno, viendo ese vuelo

[firme con certeza,

que como un astro de fábula a lo lejos, de improviso,

[aparece

en los días deseados de las sueltas,

aprendí esas lecciones en las horas de espera

en las entrañables tertulias

donde se oyen las gestas con el latido de la memoria

de tantos colombófilos buenos que por tu aulas han

[pasado

tejiendo un lenguaje que define y mejora cada día

un deporte alado, de atletas del espacio,

yo tengo por suerte, como un tesoro preciado,

la suma de ese bagaje de hondas raíces

que a través del legado recibido se aventura, en

[un presente feliz,

sobre la arena de un nuevo siglo

como una nueva apuesta

que hay que seguir defendiendo.

José Antonio Montesdeoca

En tu viaje, Candelaria

Quiero preguntar a la mar,

por qué bajo un rayo de luna,

bordó un manto, con hilos de agua y sal,

y encajes de blanca espuma.

También le pregunto al viento,

por si quiere contestarme,

calla el campo, las aves guardan silencio,

¿por qué todo está expectante?

Qué luz se ve radiante a lo lejos,

es tan brillante y tan clara,

que a las estrellas del cielo,

oscurecen en el alba.

Raudas vienen golondrinas,

con noticia que mucho alegra,

¡canta Santa Cruz, que viene la Peregrina!

con la luz de su Candela.

Es un honor, te visita Candelaria,

y el mar, el viento, las aves,

por Ella se han hecho plegaria.

Y así quieren adorarle.

También este Asilo de Ancianos,

con cuyo nombre se honra,

le ofrecen lo cultivado;

una oración y una rosa.

Julián Espinosa Lorenzo