Cultura y Espectáculos

Educación ordena aplicar las normas sobre absentismo a los alumnos que no obedezcan los cambios horarios


EL DÍA, S/C de Tenerife
27/nov/02 20:03 PM
Edición impresa
EL DÍA, S/C de Tenerife

José Zenón Ruano, director territorial de Educación, dijo ayer a EL DÍA que la Consejería ha exigido a los directores de los centros que se aplique la normativa en materia de absentismo a los alumnos que no cumplan los cambios horarios establecidos por el Ejecutivo, "con la consiguiente cuenta de faltas y el riesgo, en caso de acumulación, de perder el derecho a la evaluación continua".

Así sale al paso el Gobierno de la determinación expuesta por los estudiantes de los IES Virgen de la Candelaria, César Manrique y La Laboral de ejercer la desobediencia civil ante el incremento de media hora más en el horario lectivo diario impuesto por Educación una vez comenzadas las clases. Ruano explicó que "entendemos que se puedan realizar protestas puntuales, pero el objetivo de la Consejería no es otro que ganar más tiempo para los alumnos, lo que redunda en su beneficio".

El director territorial aseguró que "en absoluto" la Consejería de Educación ha faltado a su promesa de ser "flexibles" en este asunto y estudiar el problema caso por caso: "Lo que se ha hecho es imponer los horarios, en los turnos de mañana, sobre todo en los centros con doble o triple turno", dijo Ruano, ya que "un horario de 8:00 a 14.00 no perjudica a nadie", mientras que "sí se detectaron problemas de compatibilidad en los turnos de tarde y nocturnos en cuestión de transporte o profesorado". "Pensamos que, si hay discriminación afecta, en todo caso, a los alumnos de tarde, que reciben menos clase", agregó. José Zenón Ruano reconoce que este año los horarios "se han impuesto así por imposibilidad material de hacerlos efectivos en todos los turnos, pero a partir del año que viene todos tendrán el mismo horario", explicó.

El director territorial sostiene que "trabajamos con el objetivo de que todos tengan más horas de clase, y esperamos que al final impere la cordura en todos los sectores, padres, profesores y alumnos". "Además, tampoco hemos recibido hasta el momento un solo escrito que refleje que el cambio horario ha afectado personalmente a nadie en el ámbito laboral, por ejemplo", concluyó.