Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Un estudio descubre la vigilancia masiva por teléfono móvil con aplicaciones preinstaladas leer

VERSOS CADA DÍA


"Sequedal"
27/nov/02 20:03 PM
Edición impresa

"Sequedal"

Ya no corres el agua por el surco abierto

y el campo cincela sus visos de muerta,

porque en su opresión los vientos resecos

desgarran la savia, violentas simientes.

Y aquellas rutas que fibra mostraban,

ahora abatidas, olvidan la siembra,

y en ellas se ciernen calladas nostalgias,

cruel desaliento que quema la tierra.

Y amedrentadas, ni goza la espiga,

ni nacen ardores, aún respirando,

ni ríe el rumor que abriga sonrisas,

porque la fragancia adiós dijo al agro.

Los afanes finan, tan parcos de brazos,

y el cálido vaho, que anima cordial,

viste su amargura, pobre de bondad,

mientras el silencio expande su manto.

Ya no corre el agua, ni riega los pliegues,

ni existe pregón de fiesta en el llano,

ni por los senderos se siente la fiebre

de aquel que cuidaba su honroso legado.

Juan Antonio López de Vergara y Batista

Letrillas

Al poeta Pascasio R. Pagés Vera,

con afecto

Arando un hombre del campo,

de esta manera contó:

cae el agua cuando quiere

y no cuando quiero yo.

Me cautivó tu sonrisa,

tu cariño y tu halago;

cómo fuiste a prendarte,

de este pedazo de mago.

Me enamoró tu hechura,

tu honradez y tu trabajo;

el día que no me quieras,

yo te mando... cuesta abajo.

Muelle Sur que has crecido,

muy parejo con Anaga;

tus piedras rompen las olas,

porque son de La Jurada.

Parrandeando por Arico,

por El Río recalaba;

me causó gran ilusión,

ver tu carita de maga.

Las fiestas de Tacoronte,

son famosas por su Cristo;

se consume mucho vino

y se chasca suministro.

Una maga me brindó,

con un sabroso higo pico.

Y yo como soy tan bruto,

me ronche todo el hocico.

Yo me fui a una romería,

era la de San Benito;

alguien me lanzó una papa,

me dejó medio "papito".

Chicharrito