Cultura y Espectáculos

Diez artistas reflexionan sobre la evolución de la escultura en Canarias

La sala La Granja y la del Colegio de Arquitectos de Canarias en Santa Cruz de Tenerife acogen, desde hoy hasta el 24 de mayo, las propuestas planteadas por una selección de autores que aportan sus visiones sobre los cambios experimentados en este peculiar lenguaje plástico.
EL DÍA, S/C de Tenerife
29/abr/03 20:15 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

Una selección de diez destacados artistas del panorama isleño comparten sus respectivas poéticas en torno a un concepto estético común, la exposición "Pieles", que se inaugura hoy, a las 20:00 horas, en dos espacios, la sala La Granja, ubicada en la Casa de Cultura de la capital y la del Colegio de Arquitectos, donde permanecerán hasta el próximo 24 de mayo.

Esta colectiva, comisariada por Clara Muñoz, pretende difundir la diversidad de respuestas estéticas planteadas por los autores elegidos en torno a la piel, pero entendida como un concepto amplio que no remite exclusivamente al cuerpo humano.

Al mismo tiempo, según la comisaria, "la muestra invita al espectador a profundizar sobre el cambio experimentado en la escultura canaria en las dos últimas décadas, una disciplina que ha abandonado los medios tradicionales de trabajo para adentrarse en un territorio abierto que escapa a todo encasillamiento; además de mostrar las principales corrientes y tendencias que conviven en este momento en torno a un concepto que se sitúa entre dos ambientes separándolos y relacionándolos al mismo tiempo. Lo más extenso y superficial, compuesto de materia y forma, se nos revela cargado de profundidad conceptual en manos de estos artistas".

La exposición, impulsada por el Centro de Producción de Artes Plásticas del Gobierno de Canarias, reúne una colección de esculturas, instalaciones y multimedias de Sergio Brito, Domingo Díaz Vega, Juan Gopar, Hildegard Hahn, Guenda Herrera, José Herrera, Juan Hidalgo, Francis Naranjo, José Ruiz y Néstor Torrens.

Estos artistas reflejan la panorámica del giro producido en la escultura insular, a la vez que muestran el desplazamiento ocurrido en un territorio "que ha enfriado su temperatura hacia una sensibilidad cada vez más hermética y reflexiva".

Otras de las características de esta colectiva es que demuestra que, a pesar de que los autores pertenecen a diferentes generaciones, la práctica escultórica no es un fenómeno generacional ni tampoco unitario, sino que depende de la sensibilidad plástica de cada uno.