Cultura y Espectáculos

Cantantes y entidades se unen a la defensa de la enseñanza musical


EL DÍA, S/C de Tenerife
29/abr/03 20:15 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

La Plataforma en Defensa de la Enseñanza Musical, compuesta por profesores de Secundaria de Canarias, ha hecho público un comunicado en el que revela que un nutrido grupo de personas, entidades e instituciones vinculadas a la música, hasta 20 en total, rechazan el proyecto de decreto de organización del horario en Secundaria que la Loce prevé para esta materia, y que contempla "la reducción a un papel simbólico de las enseñanzas artísticas (plástica y música), y específicamente esta última".

Entre los firmantes del apoyo se encuentran Arístides Moreno, Benito Cabrera y Fabiola Socas; los grupos Non Trubada y Artenara o el equipo directivo del Conservatorio Superior de Música en Tenerife, el Claustro de la Escuela Municipal de La Laguna o la federación estatal de enseñanza de CCOO.

El texto expresa la "indignación y sorpresa" que supone observar "el abandono y desprecio al que se relega a las enseñanzas artístico-musicales en el proyecto de desarrollo de la Loce" y que se resume, por ejemplo, "en la pérdida del área de música en primero de la ESO, y en tercero para quienes opten por el itinerario tecnológico". También pierde la música su condición de materia troncal en cuarto de la ESO, al convertirse en una de las cinco opcionales posibles según el criterio de cada comunidad autónoma". El colectivo resalta también la pérdida de las posibilidades variadas de optatividad del área de Música en Bachillerato, "que quedan reducidas a una presencia testimonial con la asignatura Historia de la Música en el segundo curso de esta etapa".

La plataforma sostiene que en Canarias se suma la circunstancia de que su alumnado es uno de los que menos recibe la música en toda España durante su formación obligatoria (70 horas en el primer ciclo), cuando en la mayoría de comunidades autónomas "se imparte el doble de horas".

El profesorado "quiere creer en la responsabilidad de una respuesta digna y justa a estas cuestiones; por tanto, sólo nos queda rechazar el proyecto", concluye.