Cultura y Espectáculos

Ubay Murillo expone una treintena de obras en Aguere

"Un pequeño paraíso. Memoria para todos los lugares" es el título de la irónica y colorista muestra de óleos que puede contemplarse en la sala Artizar hasta el 8 de diciembre.
EL DÍA, S/C de Tenerife
14/oct/03 20:26 PM
Edición impresa

EL DÍA, S/C de Tenerife

El joven artista Ubay Murillo expone en la sala Artizar de La Laguna una colección de treinta óleos que, con el título "Un pequeño paraíso. Memoria para todos los lugares", podrá contemplarse hasta el 28 de octubre.

La propuesta del pintor se basa en la mejor tradición de la imagen insular, con ambientes en los que lo paradisíaco y lo turístico se confunden para desembocar en escenas de una factura más que notable y que no escapan, en más de una ocasión, a la visión irónica del autor.

Ubay Murillo no se detiene en detalles mínimos, sino que simplifica formas y colores, y en algunos de los cuadros, incluso, pinta la sombra precisa para que se haga la luz, y a veces ni eso, sino que utiliza los contrastes de la tonalidad para obtener volumen y profundidad. La influencia del pop-art anglosajón contribuye a desarrollar una temática que también evoca un sentimiento entre hedonista y artificioso, en el que se refleja su alegría natural. En sus cuadros aparecen senderos del amor donde la arquitectura y el jardín retoman las analogías de naturaleza y cultura, deseo privado y fantasía pública, que aquí comparecen como un lugar irreal, intentando dirigir y dar forma a la subjetividad de los ojos que contemplan la obra.

De la obra de Murillo se ha dicho también que retrata lugares cautivadores, maravillosamente absurdos, en los que aparece la búsqueda de algo que no es sólo racional, sino emocional, festivo, perteneciente al orden del deseo; un envoltorio al que el espectador puede acudir, tal vez, para eludir la conciencia trágica, el miedo o la inevitabilidad del dolor.

La ironía de la propuesta se representa detrás de las supuestas imágenes del bienestar, ya que allí parece existir una inquietud que se siente cuando se advierte la evidencia de que uno está siendo otro en algún lugar.

Ésta es la primera exposición individual de Murillo, pero el artista ha paseado ya su obra por diversas colectivas en ciudades como Barcelona. Es licenciado en Bellas Artes y actualmente realiza el doctorado.