Cultura y Espectáculos

El suculento menú de la Consejería de Educación


15/oct/03 20:26 PM
Edición impresa

DE COMPLETA Y TOTAL INEPTITUD e irresponsabilidad se puede calificar la gestión que llevan a cabo los políticos de la Consejería de Educación y el Gobierno, llenándose la boca con declaraciones populistas sobre el normal y buen funcionamiento de los centros educativos de nuestra Comunidad, intentándolo enmascarar, como si de una mala comida se tratara, y presentándolo como un exquisito menú con multitud de especias exóticas para disimular la podredumbre del producto, ofreciéndole el mismo al ciudadano para su deleite.

Tras dicha transformación de la comida a ofrecer, nuestros gestores presentan al ciudadano el menú "Exquisitos Centros Educativos", ofertándonos como entrante la situación de más de 4.000 docentes interinos, con una media de edad de 42 años y 12 años de servicio en nuestra docencia canaria, que año tras año tienen que dejar a sus familias atrás para incorporarse a sus nuevos destinos recorriendo, en su ya extensa vida laboral en la docencia canaria, los más recónditos sitios de la geografía de nuestras Islas, como si de un tour turístico. Todo ello sin pensar en que no dar solución a este problema produce la desmotivación, el descontento, el sentimiento de maltratado, el desequilibrio piscológico, y que la inestabilidad de nuestro profesorado tendrá seguro un reflejo negativo en el futuro de nuestra sociedad.

El menú consta a modo de primer planto de más de 1.000 laborales discontinuos y/o a tiempo parcial con contratos de 15 horas semanales y 10 meses al año, de los cuales muchos, este año, además de encontrarse en esa situación de absoluta precariedad laboral, aún no han cobrado el mes de septiembre y cuando sus representantes sindicales se reúnen con los responsables de la Consejería de Educación, esta les contesta que están intentando resolver el problema para abonarle sus sueldos, ya que no habían hecho la previsión presupuestaria. Todo esto sin tener en cuenta los ya miserables sueldos que perciben, dada su forma de contratación, y que sin pagarles la mensualidad difícilmente podrán sustentar a sus familias.

Este primer plato del menú se acompaña de una guarnición compuesta de la indeseable situación del personal que atiende a nuestros hijos en los comedores escolares, quien tiene a su cargo en torno a cincuenta niños por vigilante, con el consiguiente deterioro y riesgo que esto supone en el servicio.

Como segundo plato se nos ofrece el aumento de la inseguridad dentro y por fuera de los centros educativos, como así lo reconocen nuestros políticos. Cada día hay más robos y agresiones a alumnos y personal docente y no docente de los centros, así como aumento de drogas en las dependencias y en los alrededores de las mismas. La Consejería de Educación responde diciendo que no hay dinero para cubrir la seguridad en los centros y apunta como solución la posibilidad del pago de la mencionada seguridad por parte de los padres del alumnado mediante la contratación de vigilantes privados. De risa.

Este segundo plato va acompañado de una salsa espesa en la que se combina a modo de ingredientes: por un lado que no existen planes de emergencia y evacuación en los centros ni los correspondiente planes de evaluación de riesgos, ambos preceptivos en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales. Por otro lado, hay muchos centros que tienen ya más de treinta años y sufren un gran deterioro, debiéndose tramitar por parte de los Comités de Seguridad y Salud los correspondientes expedientes, dado que las mencionadas dependencias no reúnen las condiciones necesarias, según establece la normativa. Esta cuestión no tiene posible tramitación, ya que la propia Consejería no convoca ni reúne a los mencionados Comités, por mucho que los agentes sociales se hayan cansando de pedirlo.

El menú ofertado por la Consejería de Educación tiene de postre una deliciosa tarta presentada: a partir de una fecha determinada el Gobierno deja sin cobertura de seguro a sus empleados públicos en lo que se refiere, por ejemplo, a fallecimiento, incapacidad profesional, así como responsabilidad civil, planteándose el colectivo la no realización de cualquier actividad de salida de los centros educativos para la realización de actividades extraescolares, como pudiera ser las excursiones con el alumnado, por el riesgo que esto conlleva sin tener en vigor ningún tipo de póliza de seguro. Éste es nuestro menú educativo en Canarias, ¿qué les parece?

* Secretario general del Sindicato de Empleados Públicos de Canarias (SEPCA)