Cultura y Espectáculos
GLORIA MARTÍN PINTORA

Un canto a la unidad orgánica de la Creación


6/nov/03 20:28 PM
Edición impresa

LA RECIENTE INDIVIDUAL presentada en la sala Mapfre Guanarteme de La Laguna bajo el título "Perfiles" ha devuelto al primer plano de la actualidad a Carmen Gloria Martín, exponente de un arte basado en la comunión íntima del cuerpo humano con el reino natural y sus formas, de las que la figura femenina surge casi como una prolongación biológica.

Nacida en Santa Cruz de Tenerife en 1962, Carmen Gloria Martín se inicia en la pintura a temprana edad y lo hace de la mano de su madre, la también pintora Carmen López, quien a su vez había sido alumna de Pedro de Guezala y Rafael Delgado. Con veintiséis años se aventura en el aerógrafo como medio de expresión y realiza sus primeras exposiciones individuales (concretamente la titulada "Aerografías", presentada en 1989) y colectivas, así como distintos carteles, entre los que destaca el realizado en 1991 con el título "Circuito urbano" para la Concejalía de Juventud y Cultura del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Artista a la que le gusta indagar y experimentar con diferentes materiales y soportes variables, Martín ha participado hasta la fecha en diversas muestras colectivas y certámenes. Entre éstos, destaca el Premio Club Náutico de Bajamar 2001, donde obtuvo el primer premio o, recientemente, la selección de dos de sus obras en el VI Premio de Pintura Enrique Lite, con exposiciones realizadas por el Vicerrectorado de Extensión Universitaria de La Laguna en la Biblioteca de Guajara, en la Biblioteca del Cabildo de Lanzarote y en las II Jornadas de Multiculturalidad La Paz, sin olvidar la exposición "Artistas por la paz" en la edición 2003 de la Universidad de Verano de Adeje.

Carmen Gloria Martín se identifica con lo que dijo Jean Cassou a propósito de Max Ernst en 1971: "(El autor) nos induce a un conocimiento de un arte que abarca todas las artes, confunde su clasificación, sus categorías y sus límites y para el cual, por lo tanto, son aptos todos los medios". También pertenece a su credo la afirmación según la cual "las clasificaciones son empobrecedoras, ya que raquitizan el arte". Su última producción, "Perfiles", responde a este programa liberador. También es representativa del pensamiento de su autora, toda vez que traslada a una esfera intemporal y abstracta los "momentos" arrebatados a la naturaleza concreta, la misma que forma parte del entono más próximo y cuya fisicidad atrapa al espectador, sumergiéndole en un mundo escondido tras el universo conocido. Allí se alojan los elementos primordiales de la naturaleza en sus estados sólido, líquido y gaseoso, comunes a todos los seres, orgánicos e inorgánicos. Árboles, filodendros, cáctus, dragos, flores o helechos son percibidos por la pintora como representaciones del mundo aparente, cuyas formas se asemejan con las del universo microscópico. Esta identificación de lo cósmico y lo infinitesimal decide la mirada pictórica de Gloria Martín, cuya obra es un canto a la unidad orgánica de la creación.

En la actualidad, la pintora tinerfeña prepara un ambicioso proyecto multidisciplinar dedicado a una de las figuras de la cultura canaria contemporánea, cuyo nombre, asegura, no desvelará hasta que el proyecto se ponga en marcha.

GLORIA MARTÍN PINTORA