Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Bermúdez pide paralizar un desahucio y el lanzamiento judicial de hoy en Añaza leer

Gregorio Javier Hernández conquista el premio de novela Benito Pérez Armas

El escritor palmero convence con su "Tacande" al jurado de la XXIV edición del concurso literario creado por la Caja General de Ahorros de Canarias en 1970. "Nunca le habían dado una alegría tan importante a mi imaginación", señala un médico que encontró en la enseñanza, junto con la escritura, su verdadera vocación.
J.D., S/C de Tenerife
7/oct/08 7:19 AM
Edición impresa

La XXIV edición del Premio de Novela Benito Pérez Armas, que concede desde 1970 la Caja General de Ahorros de Canarias, tiene desde el mediodía de ayer ganador. Gregorio Javier Hernández González, médico de profesión y en la actualidad profesor de Biología en un Instituto de Enseñanza Secundaria de Lanzarote, es el elegido. Nacido en la localidad palmera de Tazacorte en 1953, el ganador acudió al concurso -bajo el pseudónimo M. Luzardo- con el texto "Tacande", un relato inspirado en una leyenda que, geográficamente, se localiza en El Paso.

Álvaro Arvelo Hernández, presidente de CajaCanarias; Ramón Trujillo, ex catedrático de Lingüística de la Universidad de La Laguna y presidente de la Academia Canaria de la Lengua; Juan Manuel García-Ramos, catedrático de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de La Laguna; Juan Cruz Ruiz, periodista y escritor, y Cecilia Domínguez Luis, escritora, revelaron al mediodía de ayer la identidad del ganador. "Recibimos 19 trabajos y elegimos cinco finalistas", avanzó Álvaro Arvelo.

Ciudadano de Tenerife

Gregorio Javier Hernández González ha pasado buena parte de su vida en Tenerife y en la actualidad se dedica a la docencia. "El hecho de que un médico esté en las aulas es un dato muy significativo", dijo Trujillo Carreño, "pues nos da una idea de que se trata de una persona que tiene una predisposición hacia la comunicación y, sobre todo, que debe disfrutar transmitiendo conocimientos".

Ayer por la tarde, cuando atendió la llamada de EL DÍA, todavía estaba en una nube. "Es lo más grande que me ha sucedido desde que empecé a escribir", declara el vencedor, "nunca le habían dado una alegría tan importante a mi imaginación", insistió. "Ya casi me había olvidado del concurso y lo de hoy (por ayer) es como si los Reyes Magos se me adelantaran tres meses", comparó.

"Un ser creativo". Así se ve Gregorio Javier en el mundo de la literatura. La escritura es algo que me permite buscar cosas en mi cabeza y que trato de plasmar en un texto. Jamás he perdido el tiempo escribiendo", añadió el nuevo Premio de Novela Benito Pérez Armas de CajaCanarias, "ya que es una afición que me ha atrapado", contestó desde su residencia en Lanzarote.

"Yo nací en La Palma, pero casi toda mi vida la he pasado en Tenerife. Allí pasé buenos ratos en los Padres Escolapios", argumenta el profesor Hernández. "¿Un profesor-escritor? Soy docente porque me encanta transmitir cosas; lo de la literatura es algo que ocupa mis ratos libres y que crea unos estados de ánimo distintos en torno a mi persona". "En Tacande hay algo del realismo cubano y otras miradas a estilos literarios que analizan costumbres, pero no es una novela costumbrista. Sinceramente, creo que se aleja algo de él", matiza.

A la hora de conocer el fallo, el jurado coincidió en valorar que su estructura literaria ha sido cuidadosamente hilada y que recuerda muchísimo al realismo mágico que se respiraba en el Macondo que recreó en "Cien años de soledad".

La leyenda de Tacande, de la que narran la aparición -a lo largo de 87 días- de una mujer que vino del más allá y que protagonizó una serie de fenómenos extraños en 1628 es el punto de partida que eligió Gregorio Javier Hernández para poner en marcha unas historias que enlaza y cierra con enorme precisión. Una prosa rica en adjetivos y ágil de llevar concede a la novela una fusión entre la vida y la muerte. "En cierta manera es un tema del que la gente no habla, pero que tiene una riqueza literaria absoluta", reconoce el novelista nacido en Tazacorte. La capacidad para crear personajes, tirando de un "barroquismo eficaz", es otro de los aspectos que más han valorado las cinco personas que tenían que descubrir la identidad del Premio de Novela Benito Pérez Armas.

"Una calidad superior"

La escritora Cecilia Domínguez se refirió al contenido del trabajo de Hernández González con términos que exaltaban el valor lingüístico de "Tacande". "Su calidad es muy superior al resto de las obras que hemos analizado", precisó minutos después de que Juan Manuel García-Ramos destacara la independencia de los cinco miembros del jurado. "Los que quieran presentar sus proyectos literarios en el futuro tienen que tener claro la limpieza y la independencia de los que tienen que decidir cuáles son los valores novelísticos que más realce le pueden dar a un premio de tanta trascendencia en la vida cultural del Archipiélago", señaló García-Ramos.

Para Juan Cruz, en la novela del autor palmero hay "una historia, un lenguaje de calidad, vigor y energía literaria", enumeró sobre la que es la segunda obra escrita por Gregorio Javier Hernández. "Hay otra obra del mismo autor que no está publicada", dijo Arvelo en relación a un escritor que toma el testigo de Antonio Lozano González, quien el año pasado se alzó con el premio con "Las cenizas de Bagdad". En el equipo evaluador había dos escritores que conocen los placeres de conquistar el premio Benito Pérez Armas. Juan Cruz se impuso con "Crónica de la nada hecha pedazos" y Juan Manuel García-Ramos con "Malaquita". Ambos destacaron el impulso que le ha dado CajaCanarias a la literatura que se hace en las Islas y, además, recordaron que estamos ante la primera generación de novelistas canarios. En este sentido, Trujillo Carreño, dijo que "siempre ha dicho que en esta tierra había buenos poetas, pero también hay grandes narradores", comentó el ex catedrático.