Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Círculo de Empresarios considera electoralista el proyecto presupuestario leer

EL DÍA distingue por sus trabajos a Lorenzo Santana y Daniel María

Obtuvieron el XLI Premio de Investigación Histórica Antonio Rumeu de Armas y el XLIV Premio de Periodismo Leoncio Rodríguez, respectivamente, por sus trabajos sobre la ermita de San Benito Abad de La Laguna y el Premio Canarias de Literatura.
El Día, S/C de Tenerife
8/ene/14 1:38 AM
Edición impresa

El estudioso de temas históricos Lorenzo Santana Rodríguez y el actor, escritor y guionista Daniel María son los ganadores del XLI Premio de Investigación Histórica Antonio Rumeu de Armas y del XLIV Premio de Periodismo Leoncio Rodríguez, respectivamente, convocados por EL DÍA, que fueron fallados ayer en las dependencias del rotativo tinerfeño.

Lorenzo Santana, que estudia Historia del Arte en la UNED, se proclamó ganador por mayoría del Rumeu de Armas por su trabajo "La ermita de San Benito Abad de La Laguna. Sede de una comunidad campesina", que fue publicado el 22 de agosto de 2013 en la revista semanal de EL DÍA "La Prensa".

Por otro lado, Daniel María consiguió por unanimidad el Leoncio Rodríguez de Periodismo por un artículo sobre los Premios Canarias de Literatura, titulado "Un pedestal para el olvido", que fue reproducido el 6 de octubre de 2013 en el suplemento "El perseguidor" de DA.

Santana, que era la tercera vez que presentaba un trabajo al Rumeu de Armas, se mostró muy contento por el galardón. "El artículo nació porque el párroco de San Benito, que es mi parroquia natal, me pidió que diera una charla sobre el templo y me encontré con este tema".

"Siempre me encantó la historiografía social y cuando vi que detrás de la tradición estaba la historia de una comunidad de campesinos, me decidí a escribir el artículo. Descubrí que la ermita, que se dice tradicionalmente que había sido construida por un devoto en acción de gracias por una carestía de trigo, en realidad se construyó en un momento de bonanza económica por los labradores, a los que el Cabildo de la Isla permitió constituirse en una comunidad, una especie de cooperativa de la época", explicó.

Esta realidad histórica, que también se dio en Castilla en la Edad Media, daba la posibilidad a los campesinos de gestinarse por sí mismos "en asambleas públicas las tierras comunales que, en La laguna, se extendían de San Benito hasta Los Rodeos y más allá, en Los Baldíos. Eran zonas donde los labradores, por turnos, podían llevar los ganados a pastar, podían coger aguas e incluso algunos cultivos comunales que eran para todos, y se repartían entre los más necesitados. Había un fondo de ayuda para eso".

Lo más curioso de la ermita de San Benito, que se construyó en 1534, es que un edificio que "fue concebido arquitectónicamente para las asambleas. No fue diseñado para el culto, sino como lugar de reunión, por eso tiene los poyos corridos en el interior, porque se podían sentar los labradores. Por eso también sólo tiene ventanas del lado de poniente, porque se reunían por la tarde y era por donde entraba la luz", precisó este estudioso de la historia canaria, sobre todo la centrada en el siglo XVI.

Lázaro Santana, que está acabando Historia del Arte en la UNED, es autor de un libro sobre la Casa de Lercaro y sobre el criptojudaismo en el arte canario. En la actualidad prepara un informe histórico sobre la Semana Santa de La Laguna para su reconocimiento como bien de interés turístico internacional.

Por otro lado, el actor y escritor gomero (Agulo, 1985) Daniel María, que está a punto de finalizar la carrera de Filología Hispánica, comentó su satisfacción por recibir el prestigioso premio Leoncio Rodríguez, "es una buenísima noticia".

Enseguida aclaró que el artículo premiado fue escrito con mucho amor y con impulso. "Todo surgió el año pasado. Yo venía de atrás con este mosqueo de por qué el Premio Canarias de Literatura se había olvidado de tantos escritores".

"Había descubierto de manera más profunda a Pino Ojeda, y leyendo todo lo que había conseguido, su obra, había creado una revista en los años 50, había traído a muchísimos poetas a Canarias... Aquella mujer murió con 86 años y yo pensé, con 86 años no hubo tiempo de darle del Premio Canarias de Literatura".

Aquella reflexión le impulsó a escribir el artículo ""Un pedestal para el olvido", que "Eduardo García Rojas tuvo la gentileza de publicarlo. Me puse a rescatar la biografía de todos los que yo creía habían sido olvidados y me encontré con esa larga lista que aparece en el artículo. Una amplia lista de personas, algunas con hasta 98 años, que no habían recibido el premio. Me pareció una falta de respeto desde la oficialidad, que es la responsable de mantener el patrimonio literario del Archipiélago. A partir de ahí escribí el artículo", matizó.

La principal conclusión a la que ha llegado este estudioso es que el "Premio Canarias de Literatura tiene mucho futuro porque tiene una lista enorme de posibles ganadores según mi criterio. La literatura en Canarias está en buenas manos, lo que hay que hacer es apoyarla desde todos los ámbitos. La literatura canaria es una biblioteca grande, pero desordenada. Lo que necesita es una buena crítica", concretó este joven escritor, que el 31 de enero presentará su novela "Un crimen lejos de París", además de haber colaborado en numerosas publicaciones, escribir guiones para cine y otras creaciones que le mantienen creativamente muy activo.

El jurado de ambos galardones estuvo compuesto por el catedrático de la Universidad de La Laguna Ramón Trujillo Carreño; el catedrático, escritor y político Juan Manuel García Ramos; la historiadora, miembro del Instituto de Estudios Canarios y miembro de honor de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, Fidencia Iglesias González; el periodista y escritor, además de colaborador de este rotativo, Andrés Chaves; el periodista, escritor y expresidente de la Real Academia Canaria de Bellas Artes San Miguel Arcángel, Eliseo Izquierdo; el editor y director de EL DÍA, así como presidente de Editorial Leoncio Rodríguez, José Rodríguez Ramírez, que presidió ambos jurados, y Julio Rodríguez de la Plata, subdirector de EL DÍA, que ejerció como secretario con voz y voto.