Cultura y Espectáculos

Tras los pasos de Ernesto Lecuona

El equipo de rodaje de "Playing Lecuona" reconstruye en Sevilla el periplo andaluz del pianista y compositor de raíces tinerfeñas.
J. Dávila
3/feb/14 0:45 AM
Edición impresa

Omara Portuondo y JuanMa Villar./ CEDIDA

J. Dávila

Reconstruir los pasos de Ernesto Lecuona. Ese fue el objetivo que se propuso hace más de nueve años Juan Manuel Villar Betancort, codirector y guionista de un documental musical que el próximo fin de semana "regresa" a Tenerife para armar una de las patas de "Playing Lecuona". Inicialmente la idea era grabar un audiovisual biográfico del pianista y compositor hispanocubano en base a unas imágenes de archivo y una voz en "off", pero ese planteamiento evolucionó a un estadio superior en el que acabaron coincidiendo el director cubano Pavel Giroud y JuanMa Villar.

Solo hay que echarle un vistazo al trío que compone el "cast" principal, constituido por los pianistas Chucho Valdés, Michel Camilo y Gonzalo Rubalcaba, para entender el perímetro de una aventura en la que hay que destacar la presencia de Omara Portuondo, Ana Belén, Raimundo Amador, Esperanza Fernández, Xiomara Laugart, Eglise Gutiérrez, Alfredo Valdés Jr. Almendárez ("Chocolate"), Huberal Herrera y los integrantes de Los Muñequitos de Matanzas.

Francis Concepción (Troveros de Asieta) es el director artístico musical de un puzzle sonoro en clave de latin jazz que guarda alguna que otra similitud con lo que ya se pudo ver en "Calle 54" o en "Buena Vista Social Club". El equipo de "Playing Lecuona" se centra desde el pasado viernes en el rodaje sevillano de un audiovisual que reúne en la capital hispalense a un dúo mágico: Gonzalo Rubalcaba y Raimundo Amador -un tercer vértice aparecerá alrededor de la voz de Esperanza Fernández- son los dos embajadores andaluces sobre los que girará el apéndice dedicado a un canario de primera generación que en la ciudad de la Giralda creó las partituras de "Malagueñas", "Guadalquivir", "Granada" o "Gitanerías". Antes, ya se había cerrado en La Habana la sección en la que se juntaron los talentos de Chucho Valdés y Omara Portuondo. "Lo más difícil para una productora tan pequeñita era llegar a unas estrellas de esta dimensión mundial para explicarles que estábamos metidos en algo que no tenía precedentes", explica Villar Betancort sobre los primeros pasos de una empresa que superó siete concursos públicos para obtener unas vías de financiación con las que cubrir una inversión cifrada en más de 800.000 euros.

"Lo más sorprendente fue hallar una respuesta tan positiva en las personas con las que se pactó una primer encuentro; todas quisieron estar en Playing Lecuona porque admiraban la obra del gran compositor", reconoce JuanMa sin desvelar en público la identidad de un artista de talla internacional que no reaccionó bien cuando se enteró que se estaba montando todo esto y que él no formaba parte de la nómina de invitados. "Intentó que se paralizara uno de los rodajes (Sevilla), pero no lo consiguió", recuerda el productor ejecutivo.

En cuanto se cierre el entramado andaluz de "Playing Lecuona", el relevo lo tomará La Laguna, ciudad en la que a partir del próximo 8 de febrero coincidirán el pianista Michel Camilo, protagonista estelar del último concierto de Navidad celebrado en la capital tinerfeña, y la actriz y cantante madrileña Ana Belen. "Esto es como una gran bola de nieve que no para de crecer", compara Villar antes de reflexionar en torno al calado real de lo que tienen entre manos.

"Sabemos que este es un proyecto de Grammy; que hay algo muy grande en este trabajo... Lo que estamos haciendo alrededor de este documental musical tendrá un enorme recorrido mundial por dos motivos: por lo que significa la figura de Ernesto Lecuona y por lo que han conseguido los artistas que aparecen en la cinta", presagia Villar Betancort. "Todo el mundo de la música mira de reojo a Playing Lecuona", añade.

Pero los "arquitectos" de esta excitante "locura" quisieron completar su exclusivo elenco musical con una figura con la que coronar su proeza. "Si Bebo Valdés no está no es porque falleciera, sino porque cuando nos propusimos ir a hablar con él, Chucho nos advirtió de que su alzheimer ya estaba en un estadio bastante avanzado y que era imposible intercambiar impresiones con el gran maestro", aclara en un instante de la entrevista en la que JuanMa defiende la teoría de que "en Canarias no hay constancia de que haya existido una aventura cultural tan ambiciosa".

Todo está previsto para que tras el rodaje de una semana en Nueva York (Michel Camilo) y el encuentro a tres que mantendrán Chucho Valdés, Michel Camilo y Gonzalo Rubalcaba en la capital tinerfeña se monte un documental (en paralelo que comercializará un CD) que podría estar culminado en julio de 2014. A partir de ahí, se quiere presentar la cita en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián (septiembre 2014) y mostrar este derroche de creatividad artística en la edición de 2015 de la Berlinale.