Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
París será la nueva sede de la Autoridad Bancaria Europea tras el 'brexit' leer

Claudio Cerdán

El autor murciano, presente con "Un mundo peor" en el póker de finalistas de un festival que hoy decide a su ganador, califica algunas de sus historias como "western encubiertos".
Jorge Dávila (@davilatoor)
21/mar/15 2:00 AM
Edición impresa

/MP

A unque él no lo diga con nombres y apellidos, hay momentos en los que experimenta las mismas sensaciones que en su día vivió el ciclista galo Raymond Poulidor, un campeón al que el destino le reservó en tres oportunidades el segundo puesto en el Tour de Francia y en otras cinco el tercer cajón del podio en el Parque de los Príncipes de París. "Quedé tantas veces segundo en unos cuantos concursos que ya no espero nada", dice con una fina ironía justo antes de apostillar que "igual en Tenerife se vuelven un poco locos y me toca", añade nada más desembarcar del avión que le trajo a Tenerife Norte en compañía de Toni Hill y Carlos Zanón, dos de sus tres "rivales" en la primera edición del certamen Tu Santa Cruz Noir.

Residente en Suecia por imperativos laborales -a su mujer le ofrecieron una oportunidad laboral irrechazable-, Cerdán espera que las horas que permanezca en Tenerife le hagan olvidar la rutina gris de un país que en los últimos años se ha posicionado como un gran exportador de novela negra. "A ver si tengo la oportunidad de ver un poco de sol", bromea para enganchar con el tema de las diferencias entre los novelistas nórdicos y españoles. "En España nos hemos quitado muchos complejos con respecto a este género. La obra de Montalbán o Juan Madrid es de una gran altura y se puede medir de tú a tú con autores extranjeros" reivindica el joven creador. "En Suecia hay dos modelos: uno es el que se hace en la capital y otro ligado más a las zonas rurales. De hecho, antes de volar a España ocurrió un ataque en Goteborg con varias víctimas. A veces ocurre. En todos los países hay cabrones y si no vienen", puntualiza el narrador más joven de los cuatro finalistas de Tu Santa Cruz Noir. "A ver si acaba viniendo uno más joven que yo y me quitan esa etiqueta de una vez por todas", declara.

Cerdán considera que las historias que le han traído a la capital tinerfeña siempre han tenido picos de popularidad. "Cuando pase esta buena racha quedará la gente que realmente ama esta literatura, ya que algunos escritores renegaban hace 10 años del género negro y hoy escriben negro porque se ha puesto de moda... Los lectores no son tontos y saben cuando le están dando gato por liebre, es decir, ese instante en el que le intentan vender un libro de una forma y al final se dan comprueban que es de otra", desvela respecto a los que en el pasado no querían que se les relacionada con la narrativa más oscura.

Con media docena de novelas en sus alforjas, este murciano vive con la convicción de que cada vez que publica una historia "tengo que empezar de nuevo, debo conquistar al público y llegar a la mayor cantidad de lectores. Tengo 34 años, pero llevo diez dándole a la tecla y el hecho de estar hoy en Tenerife significa que por lo menos a la crítica le gusta lo que hago. el camino que queda por delante es largo, pero ya existe un recorrido más o menos importante. No me considero una persona que se impacienta con demasiada facilidad y prefiero ir cubriendo etapas paso a paso", defiende un escritor que ha realizado diversas incursiones en el western.

El responsable de "Cicatrices" ("El Dios de los Mutilados 2"), una obra en la que desciende a infierno para generar una aventura con un elevado porcentaje de fantasía, "La revolución secreta" o "Un mundo peor", no duda a la hora de declarar que "algunas de mis novelas negras son western encubiertos. En algunas salen hasta indios... La novela negra la inventó Poe con Los crímenes de la calle Morgue, pero es que antes vino los cuentos del salvaje oeste en los que el renegado era el tipo que llevaba el ferrocarril o se encargaba de la mina", conecta un escritor que piensa que todo esto de los géneros es "algo que le gusta mucho a los libreros. Sobre todo, porque les permite colocar los libros ordenados en las estanterías. La revolución secreta, por ejemplo, no saben dónde colocarla. Si con los títulos de novela negra, los de literatura fantástica o en histórica. Fue un libro arriesgado porque, por lo menos piso cinco géneros, pero tenía claro que quería contar esa historia", destaca un escritor que ya está trabajando en un proyecto negro en el que hay algún que otro zombi.

x x

x x

Claudio

Cerdán

Escritor