Cultura y Espectáculos

Viaje al universo musical de Díaz-Jerez

El compositor santacrucero muestra su satisfacción por el estreno de "Chigaday". "No podía encontrar un marco mejor: la calidad de la OST y un joven y fantástico director que está llamado a hacer historia".
Jorge Dávila (@davilatoor)
7/jun/16 0:47 AM
Edición impresa
 

Siguió el estreno de "Chigaday" sentando en la primera butaca par de la fila 21 de la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife. Abajo, en el escenario, el director Perry So y los músicos de la Orquesta Sinfónica de Tenerife abordaban por primera vez en público una composición inspirada en La Gomera. "Fui muy tranquilo. El martes (2 de junio) se produjo el primer ensayo y al día siguiente ya todo iba como la seda", exalta el compositor y pianista tinerfeño Gustavo Díaz-Jerez en relación a una pieza que el maestro nacido en Hong Kong le gustaría volver a interpretar. "Viendo el cariño con la que recibió la composición, cómo la trabajó en los ensayos y su interés por volver a ejecutarla yo solo puedo estar profundamente agradecido por este estreno: no podía encontrar un marco mejor: la calidad de la OST y un joven y fantástico director que está llamado a hacer historia", reconoció respecto al talento de Perry So.

"El público solo ve el resultado final, pero los preparativos fueron excepcionales. Normalmente los directores dejan para el final lo contemporáneo, pero en este caso la implicación del director fue maravillosa. Sus calificativos fueron amazing y intoxicating: me trasladó que la partitura era asombrosa y, a su vez, embriagadora", recupera un defensor confeso de las creaciones contemporáneas. "Personalmente creo que existe un problema de educación musical, no de gustos musicales por parte del público. En este sentido, resultó evidente que las personas que estuvieron el pasado viernes en el Auditorio disfrutaron más con la interpretación de Chigaday el concierto para dos marimbas ("The wave impression") que con la segunda parte del programa (Johannes Brahms)". Por lo tanto, el viejo mito que circula por ahí de que el público no aprecia el lenguaje contemporáneo es mentira".

Díaz-Jerez asocia esa laguna educacional que eclipsa a los autores de vanguardia con las enseñanzas que se imparten en el conservatorio. "Durante 10 años los alumnos de Grado Medio estudian un repertorio y una teoría musical que en más de su 90% es anacrónica... Yo no digo que no se haga, pero personalmente considero un error que no se profundice en autores que son posteriores al año 1920", censura al tiempo que emplea un ejemplo clarificador. "Los alumnos de Grado Superior que tengan unas inquietudes compositivas hoy qué van a escribir: ¿Música tonal? Ese es un método que caducó hace más de cien años", denunció en una parte de la conversación en la que se siente afortunada por las influencias que tuvo durante su etapa como alumno.

"Mi gran ventaja es que tuve unos profesores que amaban las influencias contemporáneas; yo a los doce o trece años escuchaba a Ligeti, a Messiaen, a Penderecki... Yo hice mi oído a los sonidos musicales más modernos. Por eso a la gente que oye mis composiciones les fascina todas las sonoridades que transmite mi obra".

El pianista Gustavo Díaz-Jerez, que comparte roles en Quantum Ensemble con Cristo Barrios (clarinete) y David Ballesteros (violín), incide en que "no tiene sentido que en pleno siglo XXI haya un modelo educativo que continúe repitiendo una y otra vez los mismos errores. Mi visión personal es que hay que invertir la pirámide y comenzar a mostrar a los compositores contemporáneos y, por supuesto, avanzar hacia los posicionamientos clásicos. Sobre todo, porque hoy en método de composición tonal, salvo que te quieras dedicar a hacer música de cine o comercial, está anticuado. Ese es un sistema muerto que no aporta nada nuevo desde hace 100 años", recrimina Díaz-Jerez.

El autor de "Chigaday", partitura con ADN gomero, trabaja en la actualidad en otro título para orquesta que girará en torno a Gran Canaria. "Están las siete Islas y puede que una dedicada a La Graciosa", declara el artífice de un ambicioso proyecto que está a punto de culminar con los últimos detalles de las obras que se alimentan de las sensaciones captadas en Fuerteventura y Lanzarote. "En Chigaday está el paisaje agreste, las impresionantes formaciones basálticas y los bosques de laurisival gomeros", concluyó.

Gustavo Díaz-Jerez

Compositor y Pianista / Autor de "Chigaday"