Cultura y Espectáculos

Fallece a los 93 años Ángel García, pionero del cine de animación español

Barcelona, EFE
21/sep/16 7:44 AM
eldia.es

Ángel García, uno de los pioneros del cine de animación español, ha fallecido hoy en El Prat del Llobregat (Barcelona) a los 93 años, según han informado fuentes cinematográficas.

Nacido en Barcelona el 23 de enero de 1923, Ángel García Vidal pasó la dura posguerra en El Prat, donde su padre regentaba un bar.

García Vidal siempre había confesado que su vocación de animador se había despertado al ver "Silly Symphonies" (Sinfonias tontas) de Disney, aunque en su larga trayectoria profesional sólo dirigió una película, "Peraustrinia 2004" (1990), con un argumento inspirado en la ciencia ficción.

Trabajó en los ámbitos de la ilustración, el grafismo, la historieta y el humor gráfico ("Max, el perro perdido"), pero, sobre todo, en animación, tanto en cortos y largometrajes, como en publicidad y series televisivas.

Su primera experiencia profesional se produjo entre 1946 y 1948 en la película "Alegres vacaciones", de Artur Moreno, realizada en los estudios Balet & Blay; y continuó haciendo cine publicitario en 1961-1962 en los estudios Buch-Sanjuan, y entre 1963 y 1972 en la delegación de los estudios Moro en Barcelona.

La presidenta de la Academia del Cine Catalán, Isona Passola, ha explicado a EFE que recordaba "perfectamente a Ángel García, pues el mismo año que estrenó su 'Peraustrinia 2004', se estrenó también 'Despertaferro', de Jordi Amorós", que ella había producido y que eran "de las primeras películas de animación que se hacían y además las dos en catalán".

"Compartimos el premio Sant Jordi de RNE", añade Passola, quien ha situado al fallecido en la estela de "esa riquísima escuela de dibujantes, de grafistas que trabajaron en revistas como El Ciervo, El Jueves, El Papus o TBO", y que ya venía de participar en la primera película de animación española, "Garbancito de la Mancha".

Passola, que ha anunciado que la Academia le hará el homenaje que merece, considera que García Vidal, que pertenecía a esa generación, demostró "la valentía de seguir la tradición de dibujantes y animadores y montar una película de animación en catalán".