Santa Cruz de Tenerife

Una novela sin recovecos

Lárazo R. Arteaga presenta en Tenerife "El segundo cajón", una historia sin pretensiones laberínticas que atrapa la curiosidad del lector con un lenguaje directo y valores éticos.
Jorge Dávila
31/oct/17 6:08 AM
Edición impresa

No es un libro laberíntico. De esos que construyen vías muertas sin parar que al final no conducen a ninguna parte. "El segundo cajón", novela que lleva la firma del gomero Lázaro R. Arteaga que se presentó a media tarde de ayer en la sede de la Mutua de Accidentes de Canarias (MAC) de la capital tinerfeña, describe una trayectoria directa que conduce al lector a un desenlace sin sobresaltos, pero bien dirigido a lo largo de 11 pequeños capítulos.

Lázaro no ha buscado los adornos literarios que se intercalan en un guion que toma impulso en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria. "El punto de partida podía haber estado perfectamente en el de Santa Cruz, pero hay un dato vinculado con la comunidad china que debía localizar allí porque su presencia es más potente", explica el autor de un texto que organiza sus pasos a partir de una muerte inesperada y, sobre todo, de un hallazgo que le va a cambiar la vida al protagonista de "El segundo cajón".

Arteaga confesó que en el proyecto editado por "Escritura entre las nubes" hay unos valores éticos que están conectados con su profesión de docente. "Algunos compañeros me han dicho que es una lectura recomendada para los alumnos no solo por la sencillez que se aprecia en el texto, sino por los principios que están más cercanos al mundo en el que se suelen mover los jóvenes", comenta el novelista colombino en relación a un suceso que va a condicionar un relato que podría "revivir" en una segunda parte.

Admirador de la obra de Vázquez-Figueroa, Lázaro R. Arteaga asegura que no ha querido ocultar la historia detrás de unos cortinajes literarios que no permitieran ver lo que está por pasar. "Algunos amigos me han llegado a decir que la historia se ve venir, pero eso es un recurso intencionado", sostiene un narrador que inicialmente había pensado en un libro de siete capítulos y acabó escribiendo once. "Hay varios que se hicieron necesarios para conectar dos sucesos que estaban previstos".

Emocionar sin edificar un mundo muy enrevesado. Sobre esa base moldea Lázaro una realidad que no ha tenido problemas para traspasar las fronteras archipielágicas. "Es un libro que no crea complicaciones innecesarias. Un lector catalán, por ejemplo, me dijo que se entiende la realidad que dibujo en él... Salvo en el instante en el que cito al Clipper, el resto se asimila sin problemas", bromea el escritor en un tramo de la conversación en el que admite estar trabajando en una continuidad. "El primer capítulo es el más difícil siempre, pero ese ya está estructurado. Tengo argumentos para llevar la trama a un segundo libro; este atrapa por su gran naturalidad".

Una carta oculta en el segundo cajón de una mesa ubicada en un sótano es el hilo conductor de una escenografía literaria capitulada en la que fluyen emociones "retratadas" sin artificios que anulen los primeros impulsos de un narrador con una sólida base pedagógica.

Autor: Lázaro R. Arteaga

Título: "El segundo cajón".

Editorial: Escritura entre las nubes.

Páginas: 153.

Lázaro R. Arteaga

Autor de "El segundo cajón"