Cultura y Espectáculos

El auge del body painting como una forma de promoción

Una técnica cada vez más empleada por las celebrities en los actos promocionales
13/feb/18 17:32 PM
eldia.es

Seguramente todo el mundo sabe lo que es el body painting, un tipo de maquillaje que se aplica en todo el cuerpo con el fin de crear diferentes diseños. Una serie de dibujos que hacen que muchas personas consideren al body painting como algo más, como todo un arte. Y sin duda hay muchos diseños que son dignos de estar en un museo, donde no solo veremos la perfección que se puede alcanzar con este arte sino gracias a los cuales tendremos una idea mucho más clara y completa de todo lo que podemos conseguir gracias al body painting.

De hecho, y dado el gran impacto visual que se consigue con el mismo, no nos debería de extrañar que cada vez más famosos lo usen en sus eventos promocionales. Rihanna, Gisele Bundchen, Kim Kardashian, Jennifer Lawrence, Beyoncé, Paris Hilton, etc. son algunos de los muchos nombres de las celebrities que no solo han disfrutado de verse “vestidas” con los mejores diseños del body painting sino que han visto cómo se trata de uno de los mejores recursos a nuestra disposición a la hora de promocionar algo y de conseguir ser el centro de atención.

Al fin y al cabo, lo bueno del body painting es que podremos personalizarlo en todo momento, eligiendo entre los diferentes tipos que nos encontramos. Desde el body painting más clásico hasta las propuestas más atrevidas con pinturas luminosas que brillan en la oscuridad como las que podemos encontrar en la página web pulserasfluorescentesfluor.com. Una serie de opciones entre las que será un poco más fácil elegir una vez conozcamos con mayor detalle cada una de ellas.

Tipos de body painting: ¿ya sabes cuál es tu opción?

Como acabamos de comentar, una de las grandes ventajas que tiene el body painting es precisamente la variedad de opciones que nos encontramos, que dependen, entre otros motivos, tanto del tipo de pintura que usemos como de la técnica que elijamos a la hora de aplicar la pintura.

Por ejemplo, no obtendremos el mismo resultado con una pintura a base de agua o aceite que con las tinturas acrílicas, las pinturas luminosas, la arcilla o la laca (muy usada para dar el punto final al diseño, aportando un toque de color y de brillo extra). O incluso con la henna, un tinte vegetal usado desde hace cientos de años que hoy en día sigue siendo una alternativa muy elegida por todas aquellas personas que quieren decorar sus cuerpos de forma no permanente con diseños de todo tipo.

Sin embargo, y a pesar de que la pintura juegue un papel fundamental en el mundo del body painting, la verdadera diferencia entre los distintos estilos viene dado por la técnica que empleemos a la hora de aplicar la pintura. Encontrándonos con los siguientes estilos:

  • Body painting con pincel: el más usado cuando se quieren conseguir diseños con el máximo detalle posible ya que nos permitirá bordear, delinear, rellenar espacios, etc. consiguiendo un resultado óptimo y muy realista. Además de que es la técnica recomendada para todos aquellos que están comenzando a dar sus primeros pasos en el arte del body painting.
  • Body painting con aerógrafo: como su nombre indica, con esta técnica se emplea un aerógrafo gracias al cual conseguiremos expandir la pintura de forma uniforme. Además de que podremos hacer diferentes degradados, sombras y efectos para jugar con las texturas y los volúmenes en nuestro propio diseño. La opción ideal para todos los que quieren dar un paso más en el body painting,
  • Body painting con esponja: la técnica más habitual cuando trabajamos con las pinturas fluorescentes y luminosas que hemos comentado antes. Precisamente este tipo de pinturas hacen que sea más sencillo de aplicar con esponja por la naturaleza que tienen.
  • Body painting con látex: la última técnica viene de la mano del látex, gracias al cual conseguiremos un diseño que se desprenderá fácilmente y que aguantará varias horas en nuestra piel. Suele ser muy habitual cuando buscamos un diseño más realista, que casi podamos tocar con las manos, digno de cualquier disfraz. Solo tendremos que tener la precaución de comprobar que no somos alérgicos al látex.

Algunas consideraciones finales para sacar el máximo partido al body painting

Por último, independientemente de la técnica y de la pintura que hayamos elegido, será necesario asegurarnos de que la piel está limpia y sin heridas antes de comenzar nuestro diseño así como comprobar la calidad de los materiales que utilicemos. No solo para evitar posibles alergias y reacciones cutáneas como hemos visto con el látex sino para evitar aquellas pinturas con materiales tóxicos como el plomo o el mercurio que definitivamente no queremos que estén en contacto con nuestra piel.