Cultura y Espectáculos

Canarios en la meca madrileña del arte emergente

Carlos Nicanor expone en ArtMadrid, Ubay Murillo, Beatriz Lecuona y Óscar Hernández participan en OTR Espacio de Arte y el colectivo Ars Magna lo hará en Hybrid Art Fair.
Raúl Gorroño
22/feb/18 6:07 AM
Edición impresa
Canarios en la meca madrileña del arte emergente

aL a presencia de artistas canarios en la meca del arte emergente en la que se convierte Madrid por unos días, en concreto hasta el 25 de febrero, con una docena de ferias y encuentros, es cada vez más reducida, quizás debido al alto coste que supone el traslado de sus obras a la capital del reino por parte de las galerías, entre otros gastos y motivos.

A pesar de esta circunstancia y de la sola participación en Arco de Leyendecker, que únicamente trabaja con autores extranjeros, Artizar de La Laguna se ha aventurado a presentar en ArtMadrid, que se desarrolla en el Centro Cibeles, un proyecto del escultor grancanario Carlos Nicanor. Lo hace en solitario, sin ninguna ayuda oficial que atenúe el coste de esta iniciativa.

Por otro lado, la crítica de arte tinerfeña Dalia de la Rosa ha sido la encargada de comisariar la colectiva "Horizonte de sucesos" que se celebra en OTR Espacio de Arte, muestra en la que ha incluido obras de los creadores canarios Ubay Murillo y del tándem formado por Beatriz Lecuona y Óscar Hernández.

Por último, el colectivo lanzaroteño Asociación Cultural y Artística Ars Magna, centrada en el mundo del grafitti y la cultura urbana, participa en Hybrid Art Fair, del 23 al 25 de febrero, con obras de Elena Zabalza, Iván Vilella, Emma López y Víctor G.M.

La galería Artizar, que ya asistió a ArtMadrid en 2016 con el cubano Manuel Mendive, lo hace en esta ocasión con Carlos Nicanor en una muestra comisariada por Carlos Delgado que se titula "La verdad de Madame Sifira".

El escultor grancanario, ya conocido en Madrid, participa en la sección "Solo Projet", espacio en el que presenta dieciocho de sus obras que "visten" y decoran un peculiar salón, el de la decimonómica Madame Sifira, una vidente que vendía "remedios" a cambio de una remuneración económica sustanciosa.

Nicanor, en su línea llena de ironía, ha creado unas piezas de diversos formatos y materiales como bronce, madera y tapizados, entre otros, en los que recrea una habitación surrealista en la que plantea una crítica al mundo de las ferias de arte y al consumo sin criterio de las clases acomodadas, que ponen su dinero en manos de las Madame Sifira de la actualidad, explicó a grandes rasgos Frasco Pinto, director de Artizar junto a Pedro Pinto .

"El proyecto de Carlos Nicanor es muy crítico con las ferias de arte, porque lo que está haciendo es recrear esa habitación de Madame Sifira dentro de una feria. Es esa habitación en la que recibe a sus pacientes. El critica el concepto de feria de arte contemporáneo en general, casi como si fuera un ágora de arte, lonjas de arte en las que en realidad no hay tiempo para contemplar las obras, que se han convertido en un mercado en el que la gente consume directamente y va a posar en ocasiones, a dejarse ver muchas veces. Es una especie de feria de las vanidades", matizó Pinto.

El habitáculo en el que presenta su instalación es un gabinete con diverso mobiliario, que incluye un perro guardián ("Vanidoso") de bronce pulido a tamaño natural en el que se refleja el espectador que observa la obra, además de unas piezas que representan el árbol genealógico de toda la familia de Madame Sifira, algunos retratos familiares y tres marinas en las que reinterpreta con su peculiar estilo su visión de este género pictórico, en las que el mar desborda los cuadros y brota como si fuera una masa de pintura, entre otras.

La colectiva "Horizonte de sucesos" es la propuesta comisariada por la tinerfeña Dalia de la Rosa en OTR Espacio de Arte, en la que están presentes con una obra tres artistas canarios, Ubay Murillo, con la pintura "Avantgarde", y Beatriz Lecuona & Óscar Hernández con la instalación "Blow", junto a las piezas mostradas por otros trece creadores de varios países.

"La exposición gira en torno a la idea del accidente desde un punto de vista muy naif en el sentido del significado que le da la RAE y luego cada artista lo aborda desde una perspectiva diferente". El accidente entendido como potencialidad, la posibilidad de que algo suceda y las reacciones que provoca.