Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
Centenares de personas despiden a las víctimas de crimen machista en La Orotava leer

"El Gentleman" suma otra recompensa

El madrileño Carlos Augusto Casas se alza con el premio Novelpol 2018 con "Ya no quedan junglas adonde regresar" (M.A.R. Editor) siete días después de conquistar el Festival Gastro Literario Morella-Negra.
D.N.
4/mar/18 6:28 AM
Edición impresa

T enerife sigue siendo un sinónimo de fortuna para el escritor madrileño Carlos Augusto Casas (1971). Su primer proyecto literario está en racha. Si hace siete días ganó el Festival Gastro Literario Morella-Negra, ayer tuvo que descolgar el teléfono para recibir la noticia de que había conquistado el Premio Novelpol por la trama de "Ya no quedan junglas adonde regresar" (M.A.R. Editor). "Dos de dos es un gran porcentaje", comenta con un tono desenfadado uno de los cuatro finalistas del Premio Ciudad de Santa Cruz que se fallará el 17 de marzo: el periodista que se hizo con el VI Premio Wilkie Collins de Novela Negra -un reconocimiento que recogió en marzo de 2016 en la Biblioteca de Santa Cruz-TEA- forma parte de la "quiniela" de Tenerife Noir junto al guionista murciano Agustín Martínez ("La mala hierba"), el grancanario Alexis Ravelo ("El peor de los tiempos") y Juanjo Braulio ("Sucios y malvados"). Se da la circunstancia de que estas novelas, junto a "Taxi" (Carlos Zanón) y "Conduce rápido" (Diego Ameixeiras), se disputaban ayer en la capital tinerfeña el Novelpol 2018.

"Mi felicidad es doble", confesó a media tarde de ayer a EL DÍA el artífice de la trama de "Ya no hay junglas adonde regresar". "Este es un premio importante dentro de la escena más oscura de la literatura nacional porque son los propios escritores los que deciden cuál es la mejor novela del año. Además, los otros finalistas tienen un gran calado dentro del género", destacó sobre la trayectoria de una competencia en que en algunos casos ya sido recompensada con el Hammett en la Semana Negra de Gijón. Un anciano apodado "El Gentleman" aguarda la llegada de cada jueves para conversar con Olga, una joven que ejerce la prostitución en la calle Montera de la capital de España. Tras un encuentro de presentación, Carlos Augusto Casas da volumen a una historia que cuenta con los mejores ingredientes del noir. "Escribir este libro no ha sido un esfuerzo. Al revés, he disfrutado al máximo página a página. Yo no le resto importancia a los premios conseguidos, pero ese no es el sentido que tiene el acto de escribir. Es verdad que días como este sirven para reforzar tus ideas. Sobre todo, para olvidar las jornadas en las que las dudas no te dejaron ver que la historia que tenías entre mis manos le podía interesar a la gente", reivindica un profesional de los medios de comunicación que está viviendo "en una nube todo lo que está ocurriendo alrededor de su primera novela. Nunca piensas algo así".

"Cuando abres el Facebook y te encuentras con mensajes de felicitación de escritores que hasta hace poco solo eran los autores de los libros que leía sientes que has conseguido entrar en un círculo que creías inalcanzable", acentúa un novelista que no se siente el favorito de cara al Premio Ciudad de Santa Cruz. "Esa ciudad ya tiene un gran peso en mi carrera, pero me siento igual de favorito que los otros tres autores que han sido nominados", concluye Carlos Augusto Casas.

Feria del libro negrocriminal y policiaco

Casi una veintena de autores participaron ayer en distintas actividades organizadas en torno al proyecto "7 Balas / Feria del libro negrocriminal y policiaco", en el Círculo de Bellas Artes de la capital tinerfeña. Las mesas redondas se sucedieron entre las diez de la mañana y las seis y media de la tarde./ JESÚS ADÁN