Cultura y Espectáculos

Narraciones escultóricas

El artista tinerfeño Felipe Hodgson presenta setenta y una obras, realizadas en piedra, hierro, bronce y madera, en la sala La Recova de Santa Cruz, donde permanecerán hasta el 1 de abril.
Raúl Gorroño
13/mar/18 6:27 AM
Edición impresa
Narraciones escultóricas

T allar, forjar, soldar y ensamblar son las técnicas con las que el artista y arquitecto tinerfeño Felipe Hodgson ha realizado las setenta y una esculturas que expone, hasta el próximo 1 de abril, en el Centro de Arte La Recova de Santa Cruz.

Este despliegue de obras, ninguna de las cuales tiene título, refleja la actitud vital del autor ante el oficio de crear, tanto pintar como esculpir, acciones en las que vuelca esas ideas e inquietudes que habitan en su mente y cuya interpretación queda en manos del espectador, al que quiere sorprender de alguna forma.

Las piezas que reúne en esta ocasión, realizadas con materiales reciclados como hierro, bronce, madera y piedra de diversa procedencia, reflejan un estilo muy conceptual, aunque tenga bocetos preestablecidos a los que luego otorga tres dimensiones con formas simples y sencillas.

"Investigo todo tipo de materiales, y mi pasión va camino de diferentes narraciones escultóricas que, aunque en una primera lectura parecen que dan resultados contrarios entre sí, siempre hay un cambio continuo en la investigación, pero existe no obstante un hilo conductor que los enlaza entre sí y los une", aseguró el artista.

Este inquieto creador tiene oficio en estas lides desde que en los años 80 practicó la forja en un taller de Galicia, o fundición en Madrid, cuando estudiaba arquitectura junto al también artista Juan Bordes. Su primera escultura la hizo en el año 1974 y desde entonces ha elaborado más de trescientas en los diferentes periodos que ha vivido creativamente.

En esta ocasión, reconoce que toda la obra que ha reunido en La Recova es de carácter conceptual, diferente a la que presentó hace varios años en el Museo de la Naturaleza y el Hombre de Santa Cruz, donde dio a conocer una serie en la que representaba una aldea africana.

"Era más figurativa que ésta, porque la relación visual estaba más desarrollada, veías un hombre, una cara.... La relación icónica era más fácil de describirla. Esta actual es más dura. Son piezas muy fuertes (...). Mi estilo es manipular una serie de objetos primitivos, unirlos y sacar algo. Hago y hago. No quiero representar sentimientos ni nada, sino realmente interior, exterior, hueco, macizo, trabajar de dentro para fuera, ensamblar, dejar huecos, intersticios..., para que den paso a ideas y conceptos muy sencillos, para que hagan vibrar al observador-espectador", apuntó.

Hodgson, que reconoció que en este colección, salvo alguna pieza determinada, domina la verticalidad, una tendencia a la esbeltez, busca los materiales según el concepto que quiere "corporeizar".

"Me interesan los nobles y duros para trabajarlos decidiendo en base a sus particularidades físicas cual será el que mejor captará lo que quiero transmitir. Cada material tiene su propio lenguaje...".

Felipe

Hodgson

escultor, pintor y arquitecto