Cultura y Espectáculos

Las letras canarias lloran el triste fallecimiento de Antonio Lozano

Este profesor, escritor y amante de las letras, de la palabra y del intercambio cultural deja una honda huella en las Islas, donde arribó en 1984 procedente de Tánger, su ciudad natal.
El Día, S/C de Tenerife
11/feb/19 6:24 AM
Edición impresa

El Día, S/C de Tenerife

Un profundo y hondo pesar deja la noticia del fallecimiento del escritor Antonio Lozano, víctima de una enfermedad, en su casa de Agüimes, en Gran Canaria.

Nacido en Tánger (Marruecos, 1956), este profesor, escritor y amante de las letras, de la palabra y del intercambio cultural, estudió Magisterio en Granada y trabajó en las escuelas españolas de Uxda y Nador, hasta que en 1984 se trasladó al municipio grancanario de Agüimes.

Se licenció en Traducción e Interpretación por la Universidad de Las Palmas y en 1987 se incorporó al equipo de gobierno municipal de Agüimes como concejal de Cultura y Desarrollo Local. Como tal, puso en marcha el Festival del Sur-Encuentro Teatral Tres Continentes, un evento que reúne a compañías de África, América y Europa con el fin de crear un espacio para el encuentro y el diálogo entre las culturas de los tres continentes vinculados al archipiélago canario y que dirigió hasta la vigésimo segunda edición, ocupándose de la programación de actividades paralelas.

Este Festival fue una puerta abierta para la entrada en Canarias del teatro latinoamericano y africano, y propició el contacto entre teatreros de los tres continentes y del archipiélago.

También puso en marcha el Festival Internacional de Narración Oral "Cuenta con Agüimes", el de mayor antigüedad de cuantos se celebran en España y cuyos objetivos son la reivindicación de la palabra como elemento esencial de la comunicación humana, la recuperación del hábito de contar y el encuentro multicultural en torno a la oralidad.

Tras abandonar la concejalía en 2003, Antonio se incorporó al Instituto Joaquín Artiles de Agüimes como profesor de francés.

Su labor en la promoción cultural de Canarias como nexo con América y África hacen de Lozano una figura fundamental en el ámbito cultural, social y artístico.

De entre su prolífica obra novelística destacan "Harraga" (Zoela, 2002). Premio Novelpol a la mejor novela negra publicada en España en 2002, Mención Especial en el Memorial Silverio Cañada a la primera novela negra y Prix Marseillais du polar 2008, que ha sido traducida al francés, al catalán y al alemán; "Donde Mueren los ríos" (Zoela, 2003), finalista del premio Brigada 21, editada en alemán y en francés; "El caso Sankara", que recibió el Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona en mayo de 2006, también editada en francés; "Las cenizas de Bagdad", que ganó la XXIII edición del premio de novela Benito Pérez Armas y fue editada por Almuzara, además de títulos como "La sombra del Minotauro", "Me llamo Suleimán", "Un largo sueño en Tánger" o "Nelson Mandela. El camino a la libertad".

En su condición de traductor destacan obras como "Kaidara", de Amadou Hampaté Bâ; "El Halcón de los mares, Prima K", de Yasmina Khadra; "De la desgracia de ser árabe", de Samir Kassir; "L'assassin du Banconi", de Moussa Konaté; "Historia de la literatura negroafricana", de Lilyan Kesteloot, y "El baobab loco", de Ken Bugul.

En su faceta de dramaturgo, en junio de 2014 se estrenó en el teatro Cuyás de Las Palmas de Gran Canaria el espectáculo "El crimen de la perra Chona", un texto que Antonio Lozano escribió junto con Alexis Ravelo.

También la versión teatral de su obra "Me llamo Suleimán", adaptada por el propio autor, que se estrenó el 13 de marzo de 2015 en Las Palmas o "Los malditos".

Pero más allá de este sensacional curriculum está la condición humana de un ser con un profundo sentido del humor, un luchador que deja la herencia de la palabra y una persona que nos enseñó que otro mundo mejor es posible.