Deportes
BALONCESTO EUROPEO 2015

Objetivos de España: recobrar prestigio, luchar por el podio y Río 2016

Ricardo Molinelli, Berlín, EFE
3/sep/15 10:51 AM
eldia.es

Ricardo Molinelli, Berlín, EFE La selección española de baloncesto llega a Berlín para disputar el Campeonato de Europa de 2015 con tres claros objetivos: recobrar el prestigio perdido tras el fiasco de la Copa del Mundo de 2014 jugada en casa, luchar por el podio continental y acceder a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Esta triple empresa no será nada sencilla. Al contrario. España se presenta en Berlín, donde jugará la primera fase, con muchas bajas, demasiadas.

No contar con Marc Gasol, uno de los tres mejores pívots del mundo en estos momentos, ni con Juan Carlos Navarro, capitán y desatascador del equipo español en la última década, son palabras mayores. Si además se suman las bajas de Ricky Rubio, José Manuel Calderón, Serge Ibaka y Alex Abrines, el batacazo podría parecer casi asegurado.

Pero por fortuna la selección española no es la suma de doce jugadores con sus virtudes y sus defectos, sino que es un equipo en el que uno más uno suma más de dos y hay recambios solventes.

Con Pau Gasol como mascarón de proa, el bloque victorioso del Real Madrid, absoluto dominador de la temporada 14-15 en España y en Europa, formado por Sergio Rodríguez, Sergio Llull, Rudy Fernández y Felipe Reyes, junto a Nikola Mirotic, que debuta en el equipo nacional con galones y mando, España presenta un bloque sólido y potente.

El segundo escalón tendrá que ayudar más que nunca. Fernando San Emeterio y Víctor Claver deberán dar ese paso adelante que se les pide por su condición de veteranos y los nuevos, Guillermo Hernangómez, Pau Rivas, Guillem Vives y Pablo Aguilar, tendrán gran protagonismo, sobre todo Hernángomez y Rivas.

La selección española puede aspirar a todo, aunque también es verdad que no puede permitirse contratiempos físicos en su núcleo duro y que deberá jugar muy cerca de su techo técnico-táctico para lograr sus metas.

El camino será arduo, largo y lleno de obstáculos. La primera piedra será Serbia, vigente subcampeona del mundo, y seguirán Turquía, Italia, Islandia y Alemania. Por este orden.

Islandia parece la cenicienta en el grupo de la muerte, pero no solo habrá que superar el corte, sino obtener una clasificación puntera para tener unos cruces de octavos y cuartos de final con más opciones.

La renacida Serbia será un examen en toda regla, porque el nivel del equipo español es una pequeña incógnita al haber disputado solo siete amistosos, todos con victoria, pero ante selecciones de un nivel medio.

Turquía vuelve a tener un equipo que por nombres y calidad impresiona, aunque luego y a la hora de la verdad no suele obtener grandes resultados.

Italia llega con todo y con sus tres NBA, Marco Bellinelli, Danilo Gallinari y Andrea Bargnani, por primera vez en un gran campeonato.

Alemania juega como local y tiene a Dirk Nowitzki como referente y catalizador de un juego que peca de falta de creatividad, para eso han nacionalizado al eslovaco Anton Gavel, y que puede llegar a apabullar a base de centímetros.

España por su parte buscará mantener la identidad de su juego con buenas defensas, contraataques y rápidas transiciones. En estático, por primera vez en muchos años dispondrá de un '4' alto y abierto (Mirotic) que dará más opciones y espacio al juego interior.

Las cartas están ya repartidas, pero ahora hay que jugar la partida. El juego en sí mismo, las fuerzas físicas, el cansancio, la concentración, la suerte, todo contará en un Europeo importante por sí solo y porque abre las puertas, únicamente a los protagonistas de la final, de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

BALONCESTO EUROPEO 2015