Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
La policía londinense cierra la estación de metro de Oxford Circus por un tiroteo leer
FÚTBOL FEMENINO: BARCELONA-PSG

La ilusión del Barça contra el poder del PSG

Barcelona, EFE
21/abr/17 12:26 PM
eldia.es

El presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, posa junto al trofeo de la Liga de Campeones./JEAN-CHRISTOPHE BOTT (EFE)

Este sábado (18.00 hora peninsular) en el Miniestadi, el Barcelona y el París Saint-Germain abrirán la eliminatoria de semifinales de la Liga de Campeones femenina con el deseo de exhibir, ya en el primer asalto, las virtudes que le hagan merecedor de una plaza en la final de Cardiff.

El bando azulgrana, que gravita entre la ilusión y la euforia después de haber protagonizado con su pase a semifinales una gesta histórica, tratará de imponer su toque. El bando parisino, en cambio, se aferra a la necesidad de sostener en la elite su millonario proyecto tras titubear en el campeonato liguero.

Sancionado por alineación indebida en su compromiso ante el Albi, el Paris Saint-Germain marcha tercero. El Olympique de Lyon y el Montpellier le superan en la tabla, lo que compromete su presencia en la próxima edición de la Liga de Campeones.

Ganar el título se ha convertido, por tanto, en una obligación para el cuadro dirigido por Patrice Lair, campeón de la competición de clubes más prestigiosa de Europa en 2011 y 2012, con el Lyon.

De la urgencia del PSG espera aprovecharse el Barcelona. No tiene nada que perder. De hecho, el técnico Xavi Llorens señaló en rueda de prensa que el mayor triunfo para él, para su equipo y para el fútbol femenino sería ocupar las 12.945 butacas del Miniestadi.

Se espera lleno y de la energía del público espera contagiarse el líder de la Liga Iberdrola para continuar su exitosa singladura por Europa. Seis partidos, seis triunfos, trece goles a favor y uno en contra es el bagaje del único representante español en semifinales.

El París Saint-Germain, en cambio, necesitó remontar en la ronda inicial ante el LSK Kvinner (perdió 3-1 en la ida y ganó por 4-1 en la vuelta). En octavos de final goleó al BIIK-Kazygurt, por un global de 7-1. Pero en cuartos de final volvió a verse contra las cuerdas tras el adverso 1-0 de Múnich. En París batió, por 4-0, al vigente campeón de la Bundesliga antes de citarse con el Barcelona.

Ambos reeditarán el cruce de cuartos de final de la pasada edición de la Liga de Campeones. Entonces, el equipo francés se impuso, por un ajustado global de 1-0, gracias a un gol de la brasileña Cristiane en el minuto 86 del partido de vuelta.

Ella permanece en el remozado plantel parisino. Lleva tantos goles -cinco- como la goleadora azulgrana Jenni Hermoso. La madrileña está dispuesta a adquirir un rol protagonista en una eliminatoria que "dejará marca en este club".

"Trabajamos para llegar lo más lejos posible y no nos vamos a poner techo", advirtió la '10'. "¿Por qué no vamos a pensar en llegar a la final? Estamos más cerca que nunca y esperamos aprovechar esta oportunidad para estar en la final de Cardiff", continuó durante su intervención en rueda de prensa.

Su discurso demuestra que el Barcelona ha perdido los complejos en Europa. Ya no es el conjunto tímido que antaño asumió la superioridad del Arsenal Ladies o del Wolfsburgo. El pasado año se convenció de que podía dar un paso más y, con su primera presencia en semifinales, intuye más cercano el momento de competir de tú a tú con los grandes equipos del continente.

Uno de ellos es el París Saint-Germain, que recurrió a las internacionales españolas Vero Boquete e Irene Paredes para dotar de mayor vistosidad a su fútbol. "Ahora es un conjunto más divertido, a mí me gusta más", confesó el preparador del Barcelona, Xavi Llorens.

El catalán subrayó que sus pupilas tienen "mucho que ganar y poco que perder" en la eliminatoria que se resolverá el día 29 de abril en el Parque de los Príncipes. "Hemos de ser realistas, el PSG es superior, pero pondremos trabajo, calidad y ganas", adelantó.

Esa es su receta para hacer realidad las ilusiones del plantel barcelonista. La final de Cardiff espera al otro lado de la orilla