Deportes
LO ÚLTIMO:
El Primer ministro socialdemócrata pierde la moción de censura en Parlamento sueco leer
TENIS SENIOR MASTERS CUP

Carlos Moyá confía a ciegas en que Nadal acabará el año como número uno

Miguel Luengo, Marbella (Málaga), EFE
29/sep/17 7:27 AM
eldia.es
Jorge Zapata. (EFE)

Carlos Moyá confía a ciegas en que Rafael Nadal cerrará esta temporada como número uno del mundo. Sus razones, la fe ciega en su pupilo, el momento de forma del jugador de Manacor y sus ganas de aprovechar la inercia ganadora tras hacerse con el Abierto de EE.UU., aunque históricamente el final del curso no ha sido siempre el deseado por Rafa.

Así lo confirma el entrenador de Nadal en una entrevista con la Agencia EFE, en la que apunta que han llegado "a esta última parte del año de la manera que habían soñado", aunque muestra su ambición al señalar que todavía hay margen de mejora.

Moyá está convencido de que el tío de Rafael, Toni, siempre estará ahí tendiendo una mano si se le necesita la próxima temporada, o si Nadal le requiere, una campaña que "Charly" califica de "batalla bonita y muy dura" si Andy Murray y Novak Djokovic regresan con fuerza, lo que les obligará a no dormirse "en los laureles y a seguir evolucionando".

P. ¿A día de hoy, cuál es su balance de la temporada de Nadal?

R. Hasta ahora el balance es muy positivo. Ganar dos Grand Slams, estar número uno de mundo, tanto en la Race como en la de Entradas era algo que podía entrar en las expectativas que yo tenía, pero luego hay que cumplirlas. Y él las está cumpliendo. Hemos llegado a esta última parte del año de la manera que habíamos soñado.

P. ¿Hay todavía margen de mejora después de un año así?

R. Una de las claves de que Rafa sea número uno del mundo, diez años después de haberlo sido por primera vez es las ganas de mejorar que tiene y de seguir evolucionando, y sin eso, es imposible lograr lo que está consiguiendo. Claro que hay margen de mejora, siempre lo hay. La perfección absoluta en el deporte y en el tenis no existe para mi. De lo que se trata es de mejorar y seguir evolucionando.

P. El año próximo, Nadal tendrá 32 años. ¿Es hora de plantearse otros objetivos y prioridades?

R. El futuro ya lo veremos. De momento está centrado en la gira asiática que comienza el próximo lunes y una de las claves suyas es ir partido a partido y pensar en el día a día. Él no mira mucho más allá. Obviamente en el horizonte está el más allá, pero Rafa está pensando en cómo ir mejorando e ir evolucionando, sabiendo que si juega buen tenis puede luchar por grandes objetivos como ha pasado este año.

P. ¿Sus expectativas se han cumplido?

R. Mis expectativas por estar con él, por conocerle tenían que ser altas sí o sí. Si yo no estoy convencido de ello es imposible poder transmitirle lo que yo creo, y en lo que yo confío. Para mí era muy claro que él volvería a jugar su mejor tenis. Y que si eso sucedía iba a tener su oportunidad por luchar por ganar Grand Slams y por ser número uno. Luego, ha habido distintas circunstancias pero él ha estado ahí. Ha ganado dos grandes y de momento está número uno y sinceramente yo pensaba que él era capaz de todo esto.

P. De seguir el guión trazado, Toni no viajará el próximo año. ¿Cómo puede influir eso en Nadal?

R. Está claro que Toni es la persona que más ha influido en su carrera. Empezó con él y sigue con él. Creo que no estará en la otra parte del mundo, si bien es verdad que no va a viajar, pero estará en la academia, y si en un momento dado tiene que echar una mano, Toni no tendrá ninguna duda en hacerlo. El cambio no va a ser dramático por eso, porque va a estar ahí. Y si Rafa considera o yo lo considero también que necesita ayuda, seguro que va a tender la mano.

Son muchos años viajando y él tiene familia en casa, y yo sé lo que es eso, aunque en mi caso yo llevo solo dos años viajando como entrenador. Entiendo el desgaste que conlleva viajar tantos años. Ahora, con el tema de la academia de Rafa, Toni ha encontrado algo que le motiva muchísimo, que es la enseñanza a jugadores jóvenes y compartir las experiencias de estos últimos años, y eso lo hace muy bien y los chavales estarán contentos de tenerle ahí.

P. Eso les deja a usted y a Francis Roig al frente, ¿como se repartirán la temporada?

R. Estamos hablando de ello. Todavía la temporada tiene que acabar. Francis tiene margen para viajar más y lo tiene más o menos bien. Pero es algo que tenemos que hablar y discutir. Y sobre todo es Rafa el que, viendo el calendario, va a decidir quién va a cada torneo. No nos hemos sentado a hablar de eso todavía.

Estando Francis y yo, hay que repartirse (los cuatro grandes), pero hay que hablarlo. En mi caso, estoy contento con el calendario que he tenido este año.

P. Sergio Bruguera puede ser el nuevo capitán de Copa Davis. ¿Qué opina al respecto?

R. Bien, su currículo está claro que le avala. Está capacitado, sabe de tenis. Ha estado en el circuito los últimos años. Ha conocido a casi todos los jugadores mientras estaba al lado de Gasquet. Los jugadores lo han conocido a él. Será un capitán muy capacitado.

P. La nueva generación del tenis, salvo Alexander Zverev, ganador en Roma, no ha pisado fuerte en el Grand Slam. ¿Eso qué significa?

R. Creo que es una tónica de los últimos años que se va repitiendo. Este año ha sido el primero en el que se ha visto que realmente hay chavales jóvenes que son capaces de afrontar y de plantar cara a los grandes. Están Thiem, Kyrgios, Shapovalov, y creo que el año que viene será muy interesante y vamos a ver más jugadores de estas edades plantando cara y luchando por estar arriba.

Será clave para Zverevev y Thiem. Shapovalov puede esperar algún año más. Para una generación entera no lo será, pero sí para otros que necesitan madurar más. Esto no es como hace veinte años que con con 19 años, o eras "top 100" o te podías buscar otro trabajo.

P. Murray y Djokovic están fuera hasta final de año. ¿Cómo se imagina su regreso?

R. Espero que no muy exitoso (risas), pero está claro que hablamos de jugadores de grandísima calidad que van a volver frescos de cabeza, con ilusión y con ganas, como han vuelto tanto Federer como Nadal. Luego hay que tener la calidad para ser capaces de volver de esa manera. Porque por muy fresco que estés, la cabeza es una cosa, pero la calidad lo es también. Ellos la tienen. Va a ser una batalla bonita, muy dura que nos obliga a no dormirnos en los laureles y a seguir evolucionando.

P. ¿Federer es inalcanzable?

R. Hay que evaluar todo una vez que ambos se retiren. Nadie te dice que Federer no pueda ganar otros tres Grand Slams más otra vez. Para mí, Rafa si puede llegar a ganar los 19 (títulos de Grand Slam de Federer). ¿Se va a quedar Roger en 19?, no lo sé.

Descartar a jugadores que han sido tan grandes en la historia de este deporte es inútil. Yo nunca lo he hecho y me canso de negarlo, cuando hace años se está retirando a muchos de estos grandes.

P. ¿Quién acabará esta temporada como número uno del mundo?

R. Veo a Rafa número uno a final de año. Yo diría que sin ninguna duda. Lleva dos mil puntos de ventaja y aunque llega una época en la que no ha rendido a su mejor nivel en los otros años, pero en esta llega bien físicamente, fresco mentalmente, con un número justo de torneos jugados, habiendo descansado y teniendo tiempo libre, y confío que este final de año va a ser muy bueno para él.

P. ¿Ha tenido alguna pesadilla este año?

R. Pesadilla creo que ninguna. Está claro que Federer nos ha dado dolores de cabeza en Miami y la derrota en Australia nos dolió. En Miami creíamos que Rafa estaba preparado y perdió el partido. Y ya eran tres derrotas consecutivas, pero siempre intentas encontrar soluciones cuando un jugador se te atraganta, adaptarte, mover ficha, y ahí sí que yo me comí la cabeza, y Rafa un poco menos, pero esa parte si no fue la más dura, si nos comimos mucho la cabeza.

Luego en Wimbledon, con ese 15-13 en el quinto (contra Gilles Muller), yo no estaba ahí, lo estaba viendo desde casa, pero fue duro.

TENIS SENIOR MASTERS CUP