Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Detenido en Italia un bosnio con armas de guerra que pretendía llevar a Barcelona leer

"Para nada nos tenemos que confiar"

Casadesús sostiene que el Tenerife no resolvió de golpe todos sus problemas de funcionamiento con la goleada al Córdoba, por lo que se muestra prudente "Sería precipitado hablar del playoff".
El Día, Santa Cruz de Tenerife
13/feb/18 6:22 AM
Edición impresa
"Para nada nos tenemos que confiar"

La goleada al Córdoba en el primer partido de Etxeberria como entrenador del Tenerife, no desató la euforia en la plantilla blanquiazul. Uno de los jugadores con más experiencia del grupo, Víctor Casadesús, admitió ayer que el triunfo fue "bueno", aunque quizás "abultado", por lo que advirtió de que el equipo no se puede "confiar".

De hecho, dijo que el conjunto tinerfeño está "donde merece" y se encuentra demasiado "lejos" del sexto puesto como para hablar del objetivo del ascenso. Además, respecto al relevo del técnico, dejó entrever que la rutina terminó por apagar la influencia de Martí en los jugadores. "Cuando llevas muchos años con un entrenador o en una misma una temporada, quizás te acomodas", manifestó.

Casadesús afirmó que el 5-1 del domingo "incluso fue abultado" y se mostró convencido de que, "para nada", el Tenerife "se tiene que confiar". Simplemente fue un encuentro en el que "salió todo muy bien, pero ya hay que olvidarlo".

El delantero, autor de dos goles en el duelo con el Córdoba, opinó que "sí hay tiempo" para que el equipo se clasifique para la promoción, pero agregó que ahora "no hay que hablar de estar arriba", ya que el Tenerife está "muy lejos, donde merece" estar por su trayectoria durante esta temporada. "Sería precipitado hablar del playoff, pero ojalá ganemos en Alcorcón y volvamos a vencer en casa para empezar a pensar en eso", comentó Víctor, convencido de que el Tenerife tiene equipo para ello, pero debe trabajar mucho.

Casadesús analizó el desgaste que sufrió Martí y el posterior cambio en el banquillo. "No sé si está mal decirlo, pero cuando llevas muchos años con un entrenador o durante una temporada, quizás te acomodas. Y claro, llega un técnico nuevo y todo el mundo vuelve a trabajar a tope y lo da todo, porque se quiere ganar un puesto. Tendría que ser siempre así, pero es difícil estar en cada entrenamiento al cien por cien", señaló. "La semana pasada fue así y en el campo se notó que el equipo corrió y trabajó mucho, aunque antes también lo hacíamos", apuntó Víctor haciendo un guiño a Martí, quien "también merece este triunfo".

Precisamente, comentó que, seguramente, los futbolistas tuvieron más culpa que el anterior entrenador por el decepcionante rumbo que había seguido el equipo. "La gente estaba muy contenta en lo personal, pero los resultados no estaban saliendo".

Pasando a la llegada al club de Etxeberria, destacó que la experiencia del entrenador como futbolista es una ventaja. "Se nota que fue jugador. Es una persona muy cercana y eso nos gusta", afirmó.

En cuanto al método que está aplicando Etxeberria, Casadesús llegó a la conclusión de que era necesario elevar el grado de intensidad de los entrenamientos. "Incluso se están viendo demasiadas patadas durante la semana, pero eso es bueno, porque nos hacía falta meter el pie, que hubiera patadas de tanto en tanto", reconoció el mallorquín. "Creo que eso viene bien, siempre dentro de un margen", siguió contando antes de indicar que el margen de mejora es amplio. "Durante los primeros 20 minutos del partido estuvimos un poco perdidos en la presión", puso como ejemplo.

Víctor

Casadesús

futbolista del cd tenerife

"Martí no me ponía por nuestra amistad"

Fue titular en nueve de los diez últimos partidos que dirigió Martí (causó baja en Zaragoza por una sanción) y se mantuvo en el "once" en el debut de Exteberria. Víctor Casadesús puso el ejemplo de su presencia en la alineación del partido con el Córdoba para aclarar que su protagonismo en el Tenerife no estaba relacionado con la amistad que tenía con Martí. "Es verdad que vine a este club por Pep, pero he escuchado bastante que estaba jugando porque era amigo mío. Llevo 12 años de profesional y he jugado mucho. Martí era amigo mío, pero me ponía porque creía que soy buen futbolista y no por tener una amistad. Ahora ha llegado un entrenador nuevo, me puso en el primer partido y me salieron bien las cosas", resumió Casadesús.