Deportes
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Al menos 7 muertos y 46 heridos al chocar un tren de alta velocidad en Ankara leer

Atlético-Olympique, una final a presión

El equipo rojiblanco aspira a agrandar su década más productiva derrotando al Marsella en Lyon Simeone recupera a Vitolo y, con dudas en los laterales y el centro, podrá alinear su "once" de gala.
Efe, Lyon (Francia)
16/may/18 6:25 AM
Edición impresa
Atlético-Olympique, una final a presión

El Atlético enfoca a una final dos años después del llanto de Milán en la Liga de Campeones, esta vez en la Liga Europa y como indudable favorito ante el Olympique.

Porque para el conjunto rojiblanco no hay términos medios en este choque decisivo en la ciudad francesa, con la que aún mantiene una deuda desde hace 32 años, la Recopa de Europa perdida con el Dinamo de Kiev en 1986 (3-0).

El triunfo supone terminar la temporada con un título que no gana desde hace cuatro años, lograr el sexto trofeo de la era Simeone y agrandar la década más productiva por palmarés del club, con siete títulos desde 2010, incluidas dos Ligas Europas (2010 y 2012).

Simeone prevé recuperar a Vitolo y, por extensión, disponer de todos sus efectivos después de 40 encuentros. Todos menos el técnico, que espera a la decisión del TAS sobre la petición de una suspensión cautelar de la sanción que le impuso el Comité de Control, Ética y Disciplina y que ratificó el Comité de Apelación de la UEFA. De momento, va a la grada.

El Cholo ha ultimado cada detalle del encuentro, lo ha preparado desde la pasada semana y ha trazado su idea de una alineación inicial en la que hay tres incógnitas.

Dos en los laterales, con Vrsaljko y Lucas Hernández en ventaja, en principio, en el esprint por el "once" inicial sobre Juanfran y Filipe Luis, los dos titulares el pasado domingo en Getafe, y uno en el centro del campo, entre Ángel Correa, Thomas y Vitolo; tres opciones para un puesto.

Es la final de Griezmann, que aspira a su primer éxito a nivel continental, pero también de Jan Oblak, derrotado en los penaltis en sus dos partidos definitivos precedentes por un título europeo; de Fernando Torres, en la última oportunidad de cumplir el sueño que tiene de niño, el conquistar un trofeo con el equipo de su vida, y que empezará como suplente; de Gabi, de Godín, de Koke, de Saúl...

El Olympique llega al momento cumbre de su temporada con la ilusión por las nubes. Es su quinta final 25 años después de haber ganado la Liga de Campeones, el único título europeo que luce en sus vitrinas y que su hinchada restriega ante sus rivales desde entonces dado que es el único club francés que cuenta con él.

Rudi García, su técnico, cuenta con toda la plantilla a su disposición. El único jugador que llega mermado físicamente, un poco justo quizás para jugar todo el partido, es Rolando. El central portugués, artífice del gol que clasificó al equipo para la final, arrastra una tendinitis en un talón de aquiles y molestias en un gemelo.

Liga Europa

Simeone, con su receta

El entrenador del Atlético expresó que en la final aparecen "muchas emociones y mucha ilusión, pero, sobre todo, mucha humildad", y admitió la necesidad de ganar de su equipo ante un oponente con "similitudes". "Será una linda final, con dos equipos que son prácticos, que juegan la segunda pelota muy bien, con muy buena pelota parada.. Veo similitudes, desde la ilusión, el entusiasmo y el juego", dijo Simeone.

García: "Misión difícil"

"También tenemos jugadores experimentados que han ganado la Liga Europa y la Liga de Campeones junto a jóvenes, por lo que tenemos que estar serenos y evitar perder el partido antes de jugarlo", dijo Rudi García, técnico del Olympique. Además, consideró que batir al Atlético será una "misión difícil" dada "la solidez" de su defensa, su "fuerte carácter" y su "formidable" poder ofensivo.