Deportes
NANO MESA FUTBOLISTA DEL CD TENERIFE

"Sé que si tengo confianza, no me va a parar nadie"

J. Ruiz, Santa Cruz de Tenerife
1/nov/18 6:33 AM
Edición impresa
"Sé que si tengo confianza, no me va a parar nadie"

Alexánder Mesa Travieso (5-2-95) representa el espíritu de superación de un Tenerife que se resiste a quedarse anclado por un decepcionante comienzo de temporada. Tomando como referencia la remontada ante el Alcorcón, el delantero afirma que ese rendimiento llevará al equipo a "hacer cosas importantes" en esta Liga. De su parte, se exige más goles, y avisa que acabarán llegando.

¿Saborea aún el último triunfo?

Fue increíble. En el minuto cinco íbamos perdiendo por 0-2, pero el equipo sacó coraje y remontó. De todos modos, ya está guardado y solo pensamos en el Numancia.

¿Qué se le pasó por la cabeza al verse con un 0-2 tan pronto?

Íbamos a seguir peleando, aunque pensaba mil cosas. El equipo tiró de casta y en la segunda parte, con la charla del míster, estuvimos más intensos y sacamos el triunfo.

¿Qué les dijo Oltra?

En lugar de echarnos la bronca, intentó animarnos. El míster nos dijo que sacáramos el coraje y las ganas que todos llevamos dentro.

¿Llegó a temer que el árbitro anulara el tercer gol por fuera de juego?

Ahí no pensé nada. Vi que Filip (Malbasic) disparaba y que el balón se iba para dentro. Iba a dejar que entrara, pero llegó Naranjo por detrás y lo empujó. Esto es así. Si no entra, hay que estar pendiente. Lo hicimos bien los tres.

¿Debe ser un punto de arranque?

Aquí hay equipo para rato. Lo demostramos remontando un 0-2 ante un rival al que le salía todo. Fue algo admirable. Si jugamos siempre como en esa segunda parte, podremos hacer cosas importantes. El del Numancia será otro partido para ganar y seguir escalando.

Por lo que dice, encuentra argumentos para incluir al Tenerife entre los aspirantes a subir.

Tampoco estamos tan lejos de los primeros puestos. Es verdad que la temporada no empezó bien para nosotros, pero la Liga es muy larga y el equipo está capacitado para llegar ahí. Tenemos que ir jornada a jornada, trabajar cada partido como si fuera el último y subir, que es lo importante.

¿Qué le diría al tinerfeñismo?

Que esté tranquilo, porque la temporada es muy larga. Es verdad que empezamos un poco mal, pero ya se vio el trabajo que hicimos el sábado ante el Alcorcón: si este equipo quiere, puede. Le pido que nos apoye, que no nos pite mucho y que esté con nosotros, porque la palabra de la afición es muy importante, y con ella tenemos un plus de motivación.

¿Le preocupa que ese mal inicio acabe siendo un lastre?

Empezamos mal la Liga, pero tampoco tuvimos suerte. El equipo creaba ocasiones, no muchas, y no nos entraban porque no estábamos acertados, pero con la llegada de Oltra hemos ido cogiendo su idea y estamos haciendo las cosas bien. Estamos intensos y físicamente nos encontramos bien.

Participó en todos los partidos menos en el de Mallorca. ¿Está conforme con su aportación?

Me falta haber conseguido más goles, o volver a marcar ya, pero físicamente me encuentro bien.

Lleva un gol, pero solo ha tirado cinco veces entre los palos.

Trabajo para el equipo, aunque es verdad que me gustaría que me llegaran más balones. Intento aprovechar al máximo los que me llegan. Es cierto que está costando, pero la temporada es muy larga.

¿Está llevando bien la gestión de esta racha con pocos goles?

Estoy tranquilo. En mi anterior temporada en el Tenerife tampoco metía goles, pero, de repente, de enero a junio hice catorce. Son rachas, ya entrará. No me voy a volver loco. Si no, es más difícil.

Oltra reconoció que, con usted, optó por insistir y darle minutos.

Cuando Oltra llegó, yo no estaba muy bien, no me salían las cosas. Habló conmigo y me dijo que me iba a dar una oportunidad. Y creo que lo estoy haciendo bien. Estoy cumpliendo con lo que me pide. Es verdad que me falta lo último y lo más importante, que es el gol, pero el sábado pasado le di un pase a Filip para que marcara, y con eso y con el triunfo también estoy muy contento. No solo debo pensar en marcar yo. Me da igual quién anote mientras ganemos y vayamos hacia arriba.

Se supone que le piden algo más.

La primera norma aquí es defender. A partir de ahí llega todo, y creo que estoy haciendo las cosas bien. Estoy dando asistencias y estoy jugando un poco mejor.

¿Quién más le ha aconsejado?

Ricardo León vino a hablar conmigo y me dio consejos, y Rodri ha estado a mi lado desde el primer minuto. Todo eso se agradece.

¿Se exige mucho?

Sí. Me como la cabeza porque siempre quiero marcar, pero hay partidos y partidos y goles que no entran. Tampoco me voy a parar a pensar en eso más o menos. Lo analizo en su momento y al día siguiente ya empiezo a entrenar.

¿Lo traslada al campo?

Ahí tengo que intentar hacer las cosas bien para el equipo. Si llega el gol, llega; si no, sigo peleando. Pero sí espero marcar lo antes posible para estar un poco más a gusto y no tener ansiedad.

¿Esa ansiedad tiene que ver con lo alto que dejó el listón en 2016?

Puede que sea eso lo que me está provocando la ansiedad. Creo que debo estar más tranquilo. Es cierto que marqué catorce goles, pero cuando empezó esa temporada era el cuarto o quinto delantero del Tenerife. Acabé siendo titular y marcando a partir de enero. Estoy tranquilo. Sé que los goles van a llegar, porque tengo gol.

Se le ve muy seguro.

Sí. Quiero ser el mismo de antes, pero tampoco lo llevo a ese extremo porque entonces me volvería loco si no me salen las cosas. Lo que quiero es ser un Nano nuevo, un Nano tranquilo y un Nano que haga las cosas bien y que empiece a marcar cuanto antes.

Se estrenó como goleador del Tenerife en Los Pajaritos en 2015.

Salí de suplente y el primer balón que toqué fue para dentro. ¿Quién dice que no volveré a marcar en Soria e iniciaré una racha positiva?

¿Está disfrutando de su regreso?

Estoy en mi casa y en el club que me vio crecer y me permitió llegar a Primera. Este equipo me lo dio todo y yo siento que tengo que devolvérselo. Estoy con muchas ganas de hacer algo grande aquí.

Dijo al volver que llegó a perder la ilusión en sus dos años fuera del Tenerife. ¿A qué lo relaciona?

No estaba participando y no tenía ganas. Perdí la ilusión por no tener confianza. Sé que si tengo confianza, no me va a parar nadie.

Está cedido por el Éibar y, en principio, tendrá que volver.

Estoy tranquilo. Me queda otro año de contrato allí, pero ya iremos hablando cuando se acerque el final de la temporada. Veremos si me quedo en el Tenerife o si vuelvo. El tema está en manos de mi representante. No pienso en eso, sino en el fútbol, en cada partido y en pelear por este equipo.

¿Si de usted dependiera...?

Me quedaría en el Tenerife, porque aquí estoy contento y tengo a mi familia. Pero no depende de mí. Es algo que está en el aire. Cuando acabe la Liga, veremos

El verano pasado retornó al Tenerife tras varios intentos del club. ¿Había perdido la esperanza?

En los dos primeros años no pudo ser por un tema entre los clubes. Y pensé que ya no iba a poder volver, pero lo peleamos y hablamos las cosas. La aportación de Joseba Etxeberria fue muy importante y se lo agradezco. Si no hubiera sido por él, ahora no estaría aquí.

¿El Éibar fue tan reacio?

No quería que viniera, pero los clubes tienen que mirar por ellos en el aspecto económico. El Éibar hizo su trabajo, al igual que el Tenerife, pero el perjudicado era yo.

¿Cómo quedó con Mendilíbar?

Bien. No tengo ningún problema con él. Me parece un entrenador top. Me encanta como técnico y como persona, porque te ayuda y te apoya. Es verdad que no tuve la participación suficiente con él, pero nunca me dejó de lado ni me apartó, y eso es admirable.

¿Qué le dejó su paso por Primera?

Me quedo con el primer gol, en La Rosaleda. Fue algo muy bonito, fue mi debut. También recordaré siempre haberme enfrentado a jugadores del Real Madrid, Barcelona, Valencia... Sus estadios son enormes, es otro mundo. Aprendí mucho. Es cierto que pasé malos tragos, pero prefiero no recordarlos.

NANO MESA FUTBOLISTA DEL CD TENERIFE