Deportes

Un derbi esperado con mucho en juego

Herbalife e Iberostar Tenerife se enfrentarán esta tarde en el Gran Canaria Arena en un duelo regional donde los dos equipos necesitan el triunfo Txus Vidorreta dispondrá de todo su plantel y Salva Maldonado tiene la duda de Luke Fisher.
Javier Sotomayor, S/C de Tenerife
10/nov/18 0:49 AM
Edición impresa

Un derbi es un derbi y siempre los enfrentamientos entre el Herbalife Gran Canaria y el Iberostar Tenerife han sido muy disputados y con un excelente ambiente en las gradas. Pero en el de esta tarde, a partir de las 17:00 horas y en el Gran Canaria Arena, los dos equipos se juegan mucho.

Solo se llevan siete jornadas disputadas, pero tal y como va la clasificación cada partido es una final, y más aún un partido entre dos equipos que buscan el mismo objetivo al término de la primera vuelta de la competición.

Ahora mismo los tinerfeños suman dos triunfos más que los grancanarios y ganar en el Gran Canaria Arena les daría ese empujón importante hacia arriba y sobre todo, le permitiría aumentar a tres la diferencia de triunfos.

Por otro lado está el conjunto de Salva Maldonado que tras ese irregular inicio que ha tenido en la ACB -ocupa el puesto decimosexto-, por lo que necesita urgente una victoria que le permita empezar a escalar posiciones.

El Iberostar Tenerife debe ir cogiendo confianza, olvidarse del último partido de la ACB ante el Tecnyconta Zaragoza, con el que perdió en casa en el último segundo, y buscar ese equilibrio que consiguió ante el UNET Holon en la Champions League.

Hoy no podrá tener lagunas en su juego. Esta tarde debe salir con la máxima concentración y templanza ante un adversario que dispone de un equipo muy completo, muy físico en su juego interior y con exteriores de mucha calidad.

Será muy importante que los exteriores del Iberostar Tenerife tengan mucho equilibrio en su juego, aprovechen sus ocasiones para intentar hacer daño a la defensa local y conseguir abrir la zona para que tanto Sebas Saiz como Iverson tengan oportunidades para anotar.

Lo cierto es que será un partido para valientes, un duelo donde todos deben tener un protagonismo importante para intentar superar a un rival "herido" y con un técnico, Salva Maldonado, cuestionado por los aficionados.

Esa ansiedad por ganar que con la que saldrá el equipo local debe aprovecharla el Iberostar Tenerife para sacar el partido adelante.

Maldonado tiene la duda, para este encuentro, de su pívot Fisher, que no pudo jugar el miércoles por una lesión en el hombro.